Cayó el Rey del juego» o «se puso en peligro una investigación

Judiciales 24 de agosto de 2020 Por Diario Castellanos de Rafaela
Los allanamientos de apuro efectuados el 7 de agosto terminaron con la primera detención de David Perona. Pero el golpe que puede desbaratar la organización lo dio la investigación que dirigió el fiscal Castellano. Como el tero que pone los huevos en un sitio y canta en el otro, el Ministerio de Seguridad de la Provincia parece haber privilegiado el «efectismo» antes que la efectividad.
juego clandestino

Los rafaelinos fueron sorprendidos el 7 de agosto último, cuando personal de las TOE (Tropas de Operaciones Especiales) -por órdenes de Fiscales de Rosario- desplegaron operativos de allanamientos en distintos sectores de la ciudad, brindando los medios de prensa las más variadas informaciones sobre los motivos de los mismos. CASTELLANOS, como es menester en estos casos, hasta tener certeza no brindó precisiones, sino que alertó sobre los movimientos que se estaban registrando.

Con el paso de las horas se tuvo conocimiento que las requisas se debían en virtud de un exhorto proveniente de la ciudad de Rosario, en el cual se solicitaba a la Jueza de la IPP en turno que librara órdenes de allanamientos para determinadas fincas donde supuestamente se realizaban apuestas de manera clandestina y se procediera al arresto de una persona que regenteaba salas de juego. Fue así que se logró el secuestro de una importante suma de dinero, elementos de interés para la causa, coches de alta gama, siendo detenido también un sujeto a quien de manera ampulosa el propio Ministerio de Seguridad de la provincia, a través de sus canales de comunicación, bautizó como «El rey del juego».

Sorpresa grande

Más grande aún fue la sorpresa cuando una fuente del Ministerio de Seguridad posteriormente dijera, en los medios de comunicación rosarinos primero, y santafesinos luego, que los fiscales de la ciudad de sur provincial tuvieron que desbaratar una banda que se dedicaba al juego clandestino; que había una denuncia desde el año 2017 en poder del fiscal Castellano de nuestra ciudad en la cual «nada se había hecho»; y que la justicia de la ciudad de Rafaela encubría lo que estaba sucediendo, exponiendo de modo innecesario al Fiscal y al resto de los funcionarios rafaelinos.
El propio ministro del área, Marcelo Saín, se hizo eco posteriormente de estos comentarios, a través de twitter, red social en la que suele hacer explosivos comentarios sobre temas en las que su Ministerio tiene incumbencia directa.

Información incorrecta
Sin embargo, esos datos deslizados –se insiste en el dato- por fuentes del propio Ministerio de Seguridad, brindaron información incorrecta o en todo caso confusa. En primer lugar, la investigación del Fiscal Martín Castellano no databa de 2017 -como se expuso erróneamente en los medios-, sino que se inició a fines del mes de octubre de 2018, por iniciativa de la misma Fiscalía, es decir, actuando de oficio. Para ser claros: no hubo denuncias formales o explícitas, ni una investigación originada en una orden emanada de la autoridad política. Actuó de oficio el Ministerio Público de la Acusación.

Dejado a salvo eso, el Ministerio de Seguridad pareciera desconocer por completo la manera de investigar, dado que las grandes y complejas investigaciones tienen como objetivo desbaratar por completo una banda que se dedica -como en este caso- al juego clandestino; sin olvidar que existen otras como las del tráfico de estupefacientes, teniendo todas como objetivo primordial encarcelar a todos sus integrantes, y no solamente hacerlo con quien a esas organizaciones.

Desconoce el ministro de Seguridad por completo la metodología de la investigación y pareciera aplicar el dicho que reza «muerto el perro se acabó la rabia», siendo en este caso que sólo se procedió a la detención de una persona vinculada supuestamente con el juego ilegal.

Serio riesgo
Los allanamientos de Rosario pudieron poner en serio riesgo la investigación que se llevaba a nivel local. No obstante, el fiscal Castellano, tras esa medida sorpresiva dispuesta por sus colegas del sur, en pocos días ordenó la realización de 39 allanamientos en los que se pudo detener a catorce personas que formaban parte de una asociación ilícita destinada a los juegos de azar en Rafaela y zona y, finalmente, el juez Javier Bottero resolvió la prisión preventiva de cuatro de sus integrantes de integrantes de mayor jerarquía de la banda, entre ellos el famoso «rey del juego», tal como ampulosamente fue denominado (Ver información en sección Sucesos)

No resulta complicado advertir que esas detenciones y prisiones preventivas son fruto de una extensa y compleja investigación de un fiscal -que según el responsable de Seguridad provincial no había hecho nada- y que fue iniciada de oficio a fines del octubre de 2018 como quedó dicho.
Por un lado, el ministro tilda de «encubridores» a miembros del MPA y por otro, les quita recursos para avanzar en las investigaciones. Vaya paradoja.

Respirador artificial
En definitiva había que darle un respirador artificial al MPA de la Segunda Circunscripción de Rosario en esta época de pandemia; y crédito a los fiscales actuantes en lo que a casinos se refiere. Pareciera que lo que se quiso hacer en aquellos días fue desacreditar a la Justicia de otra Circunscripción, a sabiendas que llevaba adelante una investigación que bastardeada y pasada por encima la que ellos podían haber encarado.
Como ejemplo se puede agregar, además, que a la Jueza Cristina Fortunato no le tembló la mano para firmar las órdenes de allanamiento, por lo que huelga en consecuencia hablar de complicidad para actuar cuándo y cómo se debe.

Conclusión
Como conclusión podemos decir que la detención de una persona que supuestamente se dedicaba a vivir del juego clandestino ordenada hace algunos días por fiscales de Rosario, puso en serio riesgo la investigación más amplia y completa que llevaba adelante (se reitera, desde fines de octubre de 2018) el fiscal Castellano, en el ámbito de nuestra ciudad.

Sin embargo, y sorteando esas dificultades, el representante del MPA en muy pocos días, junto a su colega Lorena Korakis, y con trabajo silencioso y sin estridencias, ordenó medidas y detenciones y logró desbaratar la totalidad de la banda, contándose entre ellos a su líder y a los máximos responsables, hoy con prisiones preventivas.

La semana anterior el mismo fiscal había ordenado una decena de allanamientos y la aprehensión de un grupo de ‘apretadores’, varios de ellos ahora cumpliendo en prisión preventiva. Tras ello vale la pregunta: ¿eso también implica «encubrir», señor ministro? Peor aún: Saín citó a CASTELLANOS al mencionar a los investigados como «mafia cheta» y pretender que todo el mundo se apropie de ese bautismo para referirse a los imputados. Saín, en todo caso, debería mencionar todas las acciones realizadas por el Ministerio a su cargo para desbaratar esa supuesta «mafia» y qué elementos de evidencia aportó para respaldar tal afirmación.

La pregunta del título, entonces, se repite a modo de cierre: con los allanamientos a las apuradas del 7 de agosto, ¿cayó el rey del juego por la exclusiva determinación de fiscales rosarinos, como sugirió el Ministerio de Seguridad? ¿O en realidad se puso en peligro una investigación mucho más completa, alertando a toda la banda de que estaban siendo objeto de un seguimiento desde hace largo tiempo? Todo indica que lo segundo es lo más apropiado para interpretar lo ocurrido.

FUENTE: https://diariocastellanos.com.ar/2020/08/cayo-el-rey-del-juego-o-se-puso-en-peligro-una-investigacion/

Te puede interesar