"Mutandia es una licuadora gigante de cosas"

Cultura 08 de enero de 2020 Por Leandro Gómez
El dúo oriundo de Buenos Aires emprendió en septiembre su "viaje infrasónico", a lo largo del cual registran sonidos de todo el país para luego utilizarlos para componer sus canciones. A bordo de su Ford Escort modelo 2002 y en compañía de su pequeña hija Victoriana, atraídos por la historia de la Máquina Rotania, llegaron a Sunchales para grabar el ruido del motor de la primera cosechadora autopropulsada del mundo. Este viernes darán un show en vivo en la vecinal del Barrio Sur y para conocer más sobre el proyecto, hablamos con sus intérpretes Daniel y Lucila.
MUTANDIA 1

¿Se puede componer una canción con base en el sonido que hace al marchar una cosechadora inventada en 1929? Para el dúo Mutandia, sí. Y es por eso que Daniel Giménez y Lucila Gómez, sus integrantes, se encuentran en la ciudad.

Llegaron para grabar el ruido del motor de la histórica máquina fabricada hace 91 años y, a partir de él, contar su historia, y por decantación la de Sunchales, en un trabajo musical que verá la luz el año próximo bajo el nombre de "El viaje infrasónico".

Sunchales es una de las paradas en ese viaje, el proyecto que actualmente ocupa a Mutandia y que llevó a la formación a zarpar desde Buenos Aires en septiembre. Siempre junto a su hija Victoriana (una integrante más de un dúo de tres, se puede decir), ya recorrieron gran parte de las regiones litoral y centro de Argentina en busca de nuevos sonidos. Cuando finalicen su periplo, allá por finales de 2021, tendrán su obra completa: disco, documental y libro. Y entonces volverán a girar.

MUTANDIA 5
Daniel y Lucila tocan y componen juntos desde 2006. Aproximadamente cuatro años atrás sacaron a la luz a Mutandia, un dúo que compone sus canciones a partir de los sonidos que los rodean cotidianamente y que utiliza instrumentos tradicionales, otros no tanto y, sobre todo, muchos recursos electrónicos como pedales, looperas y samplers. De esta forma consiguen un sonido entre tecnológico y chamánico. En el escenario son dos, pero suenan como una orquesta electrónica con reminiscencias culturales ancestrales. Combinan lo tradicional con lo estrafalario.

Así, desde el ruido del tren, pasando por el de una licuadora, el de la lluvia que cae, hasta el de las pisadas de un maratonista que corre en alpargatas, todo puede servir como base o arreglo para una canción.

Mutandia toca este viernes 10 a las 21:30 en la vecinal del Barrio Sur (Lainez y Pellegrini). La entrada al show tiene un costo de $100 y los menores de 12 años ingresan gratis. Podés acercarte con tu mate y algo para comer para disfrutar de esta propuesta artística que rompe con la lógica de los géneros dentro de la música. "Somos desgenerados", dicen Lucila y Daniel en una larga pero descontracturada entrevista con El Eco.

MUTANDIA SHOW
¿Cómo es un show en vivo de Mutandia?

Solemos tocar, mínimo, una hora. Tratamos de explicar un poco lo de las pedaleras, porque es algo que la gente ignora: “se escuchan tres voces pero está el tipo solo…” (risas). Entonces siempre damos una explicación técnica de qué es lo que se está haciendo.

¿Cómo surgió venir a tocar a Sunchales?

No sabemos por qué vamos a tocar el viernes (risas). Pasamos fin de año en Totoras con unos amigos, la idea era seguir, pero no sabíamos para dónde. Las fechas las programamos en el momento, porque no estamos en gira, estamos en El viaje infrasónico, entonces las fechas salen como recurso para generar algo y seguir.

Como parte de ese viaje infrasónico, vinieron para grabar el sonido de la Máquina Rotania, ¿lo van a utilizar en el show del viernes?

Todavía no. La idea es hacer un disco y un documental con todo esto para ir presentándolos en los lugares donde estuvimos, como una devolución a lo que nos brindaron la gente y los pueblos.

MUTANDIA 2
¿Qué expresan a través de su música?

Una de nuestras características es contar historias y preocuparnos por cuestiones como el medioambiente. Ahora, por ejemplo, hicimos un tema que se llama Amaranto, que tiene que ver con los agroquímicos. Las canciones tienen todo un contexto de un relato anterior.

Al no tener género, hay gente que nos dice que escucha la música para meditar, gente que dice que es música de película, otra que nos dice que la hace sentir como si estuviera viajando...

Al ser un estilo que se sale de lo tradicional, ¿qué recepción tuvieron por parte del público?

En general la recepción es buena porque todas las canciones que hacemos tienen historias que son relatadas antes de tocarlas. Si bien algunas son instrumentales nada más, hay una historia que nos llevó a componer. Por ejemplo, Humahuaca U92, que es sobre la extracción de uranio en la Quebrada. Por ahí, contando qué nos llevó a nosotros a componer la canción, hace que la gente lo digiera de otra forma.

Más allá de todos los recursos modernos que usan, por momentos su música remite como a tiempos ancestrales, ¿por qué pasa eso?

Creo que logramos despojarnos de las ataduras de que, si usamos tecnología, no usamos instrumentos analógicos...todo es válido. Utilizamos todos los recursos y no nos atamos a rítmicas ni estilos. Escuchamos mucho rock, mucha música clásica, mucha música étnica...tomamos de todo.

Mutanda es una licuadora gigante de cosas. Como no tenemos género, la gente no puede prejuzgar nada de lo que hacemos. Y, al hacer temas propios, estamos menos expuestos a la crítica. 

MUTANDIA 4
¿Por qué Mutandia?

Empezamos a ver el loop como una posibilidad de sumar otras cosas que sabemos tocar pero que no podemos ejecutar porque no nos dan las manos. Empezamos a ver y usar las looperas en el folklores, pero no nos cuadraba el género para ese tipo de cosas. Entonces dijimos: “Hagamos música, la música que sea”. Y ahí nació Mutandia, porque esto va mutando. A veces usamos loops, a veces no usamos loops; a veces parece que tocamos un género en particular, a veces tocamos otro; está mutando todo constantemente.

¿Hacia dónde puede mutar este proyecto?

Es algo que en realidad va sucediendo, lo que nos divierte es eso. En septiembre del año que viene cerramos con un moño El viaje infrasónico y lo presentamos, pero no queremos que se termine. Queremos seguir haciéndolo, seguir registrando sonidos.

Si tuvieran que contar por qué hay que ir al show del viernes...

Creo que la gente se va a encontrar con cosas que no escucharon, con instrumentos fusionados con cosas que en general no se fusionan, con composiciones que no tienen género pero que tienen fundamento. Y se van a encontrar con muchas historias. No sé si les va a gustar la música, pero se van a entretener (risas).

Te puede interesar