Carballosa-Ochat: sonido latino desde el corazón de la provincia

Cultura 08 de octubre de 2019 Por
Luis Carballosa es un pianista cubano; Franco Ochat, un percusionista rafaelino. Juntos, y desde Rafaela, le dieron forma al dúo Carballosa - Ochat que lleva seis años paseando la música del caribe por diferentes puntos de la Argentina.
Dúo Carballosa Ochat
DÚO CARBALLOSA OCHAT - Foto: Tándem Producciones Fotográficas (Rafaela).

En la tierra de Los Palmeras, a pocos kilómetros de la cuna de la cumbia santafesina, nació en 2013 el Dúo Carballosa - Ochat, un proyecto de dos músicos que juegan con géneros como el latin jazz, el bolero y la salsa. Con Luis Carballosa en el piano y Franco Ochat en las percusiones, la dupla se encuentra en uno de los momentos más plenos de su carrera, con el reciente estreno de su primer videoclip y en medio de la grabación de su primer álbum de estudio.

Dúo Carballosa Ochat 3
Tándem Producciones Fotográficas


Franco Ochat, el brazo argentino y rafaelino de este dúo, habló con El Eco de Sunchales sobre sobre el proyecto que lleva adelante junto con su compañero cubano. El percusionista contó cómo fue que, desde Rafaela, en el corazón de la provincia de Santa Fe, decidieron conformar un grupo de música latina. Y la manera en que surgió Carballosa - Ochat no es menos pintoresca que las notas que desprenden de sus instrumentos: “Luis vino porque se enamoró de una rafaelina”. Así es como comenzó a escribirse esta historia que ya lleva seis años en la escena, recorriendo las rutas y los escenarios de diferentes puntos de nuestro país.

¿Cómo se conocieron con Luis y cómo llegó él a Rafaela? 

Luis vino porque se enamoró de una rafaelina. Se conocieron en Cuba, estuvieron de novios a la distancia y después se casaron en Rafaela y se quedó. Lo conocí porque, como siempre me gustó la música latina, cuando él vino a vivir acá, la gente del ambiente me empezó a comentar que había un pianista cubano viviendo en Rafaela. Después, él dio una clínica en una escuela de música y yo fui, nos conocimos y se empezó a gestar la idea de tener un proyecto juntos.

O sea que ya compartían el gusto antes de conocerse...

Yo a esta música la escuchaba, la estudiaba y la tocaba hacía un montón de tiempo. Y después fue increíble que justo un pianista cubano caiga a Rafaela. Pero a mí ya me gustaba esta música, no es que empecé cuando él llegó.

Dúo Carballosa Ochat 2
Tándem Producciones Fotográficas



¿Luis se apropió de la música más característica de esta parte del país?

Los dos escuchamos un montón de música. Luis, al llegar a Rafaela, enseguida se empezó a interiorizar acerca de qué música se escuchaba acá y cuáles eran los géneros con los que bailaba la gente, entonces se dio cuenta que la cumbia era muy fuerte. 

Lo que empezamos a hacer con el dúo es tocar algunas canciones argentinas con un ritmo más latino. Luis se dejó influenciar por la música que escuchamos acá, es bastante inquieto, creo que eso es lo que enriquece a un música, ir absorbiendo diferentes culturas.

¿Qué recepción notan por parte de la gente?

Nosotros como dúo estamos muy contentos porque tocamos por muchos lugares. De hecho, nos vamos a tocar a un encuentro de salsa y bachata que se hace en Merlo, San Luis (por el último fin de semana). Todos los fines de semana viajamos mucho, tocamos por Rosario, Santa Fe, Rafaela y las zonas aledañas.

Lo que está pasando es que la salsa y la bachata se están popularizando mucho. Hay muchos gimnasios donde se baila música latina en general, y eso ayuda a que la gente empiece a escuchar más y a que se hagan eventos. Eso abre el juego y le abre un poco la cabeza también a la gente, y termina generando un beneficio para el dúo.

Dúo Carballosa Ochat 4
Tándem Producciones Fotográficas



En tu caso, en 2012 hiciste una gira por España y Portugal con la Compañía Sentires, ¿cómo te sumaste a ese grupo y qué te dejó esa experiencia?

Sentires es una compañía de Oncativo de baile con música en vivo. Surgió la posibilidad de viajar a Europa a hacer una gira de un mes y medio por España y Portugal, tocando toda música argentina: malambo, chacarera, zamba, tango...Éramos 32 personas, de las cuales cinco éramos músicos, y el resto, bailarines. 

Fue un viaje de intercambio cultural; en España y Portugal estuvimos en seis festivales, cada uno duró una semana, para mí fue una experiencia increíble. De hecho, yo hasta ese momento trabajaba de otra cosa, no estaba cien por cien dedicado a la música. Cuando volví de esa gira, tomé la decisión de dedicarme a la música, porque fue un mes y medio de estar tocando todos los días, de un trabajo muy profesional que a mí me cambió mucho la cabeza.

"Nuestro fin es priorizar la cultura y que la gente se divierta"

¿Qué intentan transmitirle al público en sus presentaciones?

Siempre el objetivo es dar a conocer toda esta música. Hay mucha gente que ya la conoce, y otra que va a los conciertos porque escucha que hay música cubana. Pero el fin es priorizar la cultura y que la gente se divierta.

Damos diferentes tipos de conciertos. Muchas veces tocamos en teatros, otras en bares, otras en salseras para bailar. Entonces, el tinte del concierto va a depender un poco del contexto; podemos tocar latin jazz, bolero, salsa...Pero siempre buscamos que la gente se divierta y se vaya contenta.

Al ser sólo dos músicos en escena, ¿tienen mayores posibilidades para tocar en vivo?

El hecho de ser un dúo nos da mucha versatilidad porque viajamos en un auto; podemos viajar con los instrumentos solos, o también con el sonido. Nos da la posibilidad de viajar mucho más, no es lo mismo mover un auto con dos músicos que mover una orquesta. 

El dúo fue pensado de esa forma, de hecho, para nosotros es un desafío como músicos tocar a dúo, porque nos hace estudiar más y tocar de una forma en la que no parecemos un dúo, sino que tratamos de cumplir varias funciones cada uno. Eso está muy bueno porque nos aporta al desarrollo, si bien hace mucho estamos en la música, cuando el trabajo de uno es una pasión, uno no quiere dejar de estudiar y superarse.

Como nos dedicamos cien por ciento a la música, le dedicamos mucho tiempo a la autogestión. Hay gente que nos llama, gente que nos consigue fechas, pero hay un laburo intenso de producir y autogestionar.



"Hacemos música, que es nuestra gran pasión y nuestro trabajo y lo agradecemos muchísimo"

A principios de septiembre presentaron el clip de “El cuarto de Tula”, ¿ya habían grabado antes?

Es nuestro primer videoclip, lo grabamos en Rafaela con Beto Bellezze, una persona muy reconocida en lo que es producción audiovisual. Se hizo en el restaurante El Cascote, y en el video están incluidos muchos bailarines de Rafaela de diferentes academias de baile.

¿Por qué eligieron esa canción? 

Elegimos un tema que, apenas lo empezamos a tocar, la gente lo empezó a pedir mucho, que es precisamente “El Cuarto de Tula”. La idea fue transmitir esa sensación de estar en una salsera, en un lugar alegre donde se baila y se escucha esa música.

¿Cómo fue el proceso de producción?

El audio está grabado en un estudio de Rafaela, así que nosotros tocábamos arriba de la música cuando lo grabamos. Tanto Luis como yo ya lo habíamos hecho, pero no deja de ser una sensación rara, pero era la idea del video que nosotros no estemos tocando en vivo, sino que haya un audio de estudio bien producido. Y después, con base en eso, contar una pequeña historia a través del videoclip; ahí nos tuvimos que chocar con nuestro lado más actoral.

¿Tienen en mente grabar material nuevo?

Estamos grabando nuestro primer disco, nos está absorbiendo bastante tiempo.

¿Va a ser con temas propios?

Va a tener de todo, composiciones propias y covers. 

¿Tiene fecha de lanzamiento?

Viene de a poco, vamos grabando temas a medida que aparecen y sentimos que están cerrados. No hay una fecha definida, tendremos grabada aproximadamente la mitad del disco, pero no nos estamos apurando. Obviamente que la ansiedad es fuerte, pero queremos hacerlo bien y a conciencia, por eso tratamos de calmar la ansiedad y dedicarle el tiempo que merece.

Algo a que acostumbran a hacer los artistas en esta era digital es ir presentando canciones en diferentes plataformas y redes, ¿ustedes piensan en un disco físico?

Uno siente que el disco físico, hoy en día, está un poco obsoleto. Nosotros lo que hacemos es, a medida que grabamos algunas canciones, las largamos en las redes. Por ejemplo, “El Cuarto de Tula” va a estar en el disco y ya la largamos con el videoclip. 

Cuando esté el disco completo, es algo que nos tenemos que sentar a analizar, no es una decisión que tenemos tomada. Sentimos que es algo obsoleto, y que a través de las plataformas digitales, se le puede dar toda la difusión que merece. Pero a uno le cuesta desarraigarse de eso, una partecita nuestra quiere tenerlo en formato físico.

¿Qué lo hace especial al disco físico?

Al que le gusta mucho la música, le gusta tenerlo en la mano, leerlo, ver el arte de tapa, ver qué músicos grabaron, y eso es algo que se está perdiendo en las plataformas. Por ejemplo, uno cuando escucha música en Spotify no tiene esa información, algo tan simple como qué músicos grabaron no está a disposición. Y eso para mí es una pérdida muy grande, no puede ser que uno escuche una canción y sepa nada más quién la canta, y no qué personas grabaron. Eso en el disco físico está muy presente.

¿Están logrando lo que quieren o su camino es más largo?

Siempre somos muy ambiciosos, no tenemos una meta, pero somos dos personas que van hacia adelante. Estamos donde queremos estar, hacemos música, que es nuestra gran pasión y nuestro trabajo y lo agradecemos muchísimo. Vamos hacia adelante, explorando nuevos lugares, tratando de viajar cada vez más y llevando nuestra música cada vez más lejos.

Ahora hay posibilidades de que nos vayamos a trabajar unos meses a un crucero, siempre se van abriendo esas puertas. Si bien no hay una meta tan clara, es un proyecto que se mueve mucho y que tiene mucha energía para ir llevando nuestra música por diferentes provincias y países.

Te puede interesar