Eduardo Schaberger: "La magia de la astrofotografía es poder registrar cosas que nuestros ojos no ven"

Cultura 27 de agosto de 2019 Por
Eduardo es un fotógrafo rafaelino que destaca por retratar con gran detalle paisajes astronómicos, planetas, la Luna y también el Sol. Hace más de 15 años que se dedica profesionalmente a la fotografía, pero mucho más cerca en el tiempo, su pasión por la astronomía lo llevó a incursionar en la astrofotografía. Cuando empezó a compartir sus retratos astronómicos en internet, causó la fascinación de una gran parte de la comunidad especializada, pero también de la cibercomunidad en general.
Schaberger 1

Atraídos por sus fotos, desde El Eco decidimos dar a conocer su historia. Criado con sus abuelos en Rafaela, y en un contexto económico poco favorable para alimentar su particular curiosidad, desde sus ocho años Eduardo supo arreglárselas para estudiar y conocer los fenómenos que guardaba el cosmos.

Desde entonces, de a poco y con paciencia, logró adquirir no sólo el conocimiento, sino también los equipos necesarios que hoy le permiten captar las particularidades de la superficie de la luna o los fenómenos que se producen en la cromósfera del Sol.

Con notable capacidad, Schaberger logró combinar sus dos grandes pasiones: la fotografía y la astronomía. Y los resultados de esta fascinante mezcla dejan sin aliento a más de uno...

¿Cómo definirías a la astrofotografía?

La astrofotografía te permite ver cosas que tu ojo no puede ver, eso es lo que más me atrae, la magia que tiene esto, el poder registrar y guardar en una foto cosas que tu ojo no ve.

Tu pasión por la astronomía la traes desde chico, ¿hubo algún acontecimiento que te haya marcado más que cualquier otro?

Un poco se debe a la época, yo nací en el ‘73, y a principios de los años ‘80 todo el tema del transbordador espacial, la conquista del espacio y las estaciones espaciales me llevó a que la astronomía sea algo que me guste. Siempre fui bastante curioso con ese tipo de cosas, pero el impulso me lo dio la época.

planetas
Hoy el acceso a la información está a sólo unos clics de distancia, ¿cómo te informabas en tus comienzos?

El conocimiento general lo conseguía a base de libros. Yo me crié con mis abuelos, y mi abuelo era albañil, así que desde el aspecto económico era complicado y no tenía acceso a todo lo que quería. Iba a la biblioteca, a veces compraba algún libro si podía...Me acuerdo de la Revista Muy Interesante, que empezó a salir en octubre de 1985, junto con la llegada del Cometa Halley; era una revista que leía mucho porque todos los números tenían una parte dedicada a la astronomía. También era socio por correspondencia del Centro Observadores del Espacio de Santa Fe, así que ellos me mandaban un boletín mensual donde detallaban los fenómenos que se iban a poder observar.

¿Pudiste verlo al Cometa Halley?

Sí, lo pude ver, nada más que en esa época no tenía instrumentos propios. Tenía 12 años cuando pasó, lo pude ver desde el observatorio.

Va a volver a pasar en el 2062, ¿te gustaría llegar a fotografiarlo?

Estaría bueno llegar...Ya no sé si sacarle una foto, hay que ver si puedo levantar la cámara en esa época (risas). Es muy famoso porque fue el primero que se descubrió que pasaba periódicamente, pero la vez que pasó en 1986 no fue para nada espectacular, apenas se veía. En cambio, en el 2007 hubo un cometa realmente impresionante, al que sí le saqué fotos, que fue el Cometa McNaught. Este tipo de cometas es muy raro y ves uno así una vez en la vida, estadísticamente no son frecuentes.

luna
¿Seguís a algún astrofotógrafo destacado en el país o en el mundo?

Hay gente que hace astrofotografía en Argentina, pero tiene distintas ramas, no es todo lo mismo. Podes hacer astrofotografía de cielo profundo, que es cuando fotografias nebulosas, galaxias o estrellas, y estas fotos requieren muy larga exposición. También hay fotografía planetaria y lunar, que requiere otras técnicas y otros equipos; después está la fotografía solar, y quizás la más familiar es la fotografía de paisaje astronómico, cuando, por ejemplo, retratas una montaña con la vía láctea arriba.

¿Vos tenes una especialidad?

Generalmente los astrofotógrafos se especializan en alguna rama, porque requiere conocimiento, equipos y aprendizaje...el problema mío es que hago todo (risas). Hago fotos de la luna, del sol, algo de cielo profundo y también paisaje astronómico.

¿De todo eso hay algo que te guste más?

El sol es algo que fotografío bastante porque me gusta mucho, es algo vivo. Podés ver cambios en horas, cambios de un día al otro...aparecen manchas o erupciones solares. En cambio, una nebulosa está igual ahora que hace 100 años, y va a estar igual dentro de 200 años. En el sol siempre podés ver algo distinto.

¿A veces te cuesta enfocarte en hacer el disparo y no dejarte llevar por los fenómenos que observas?

En realidad esto es al revés, porque estás apuntándole a algo que no ves. Y después, en un minuto de exposición en la pantalla de la cámara o de la computadora, ves que aparece, por ejemplo, una nube de gas con colores. Ahí está lo loco, cuando ves el resultado.

schaberger 2
¿Cuánto tiempo de preparación necesitas para hacer una de estas fotos?

Principalmente tiene que acompañar el clima, que en esta zona, últimamente, está bastante en contra de la astrofotografía. Pero la última foto que hice, que es de una nebulosa que se llama Eta Carinae, me llevó cinco noches, y cada una le dediqué unas tres horas entre armar y desarmar los equipos.

¿Siempre haces este trabajo de noche?

Para fotografiar cielo profundo siempre tiene que ser de noche, no tiene que haber luna y hay que estar alejado de las luces de la ciudad. Por ejemplo, ciudades como Rafaela o Sunchales emiten mucha luz al cielo; entonces me tengo que alejar por lo menos 20 kilómetros y no apuntar para el lado donde está la ciudad.En una ciudad grande te tendrías que alejar mucho más.

¿Recordás alguna anécdota o algo raro que hayas hecho por una foto?

Tengo varias...Algo que fotografío mucho es el paso de la Estación Espacial Internacional frente al Sol o frente a la Luna. Para eso, tengo que trasladarme porque tengo que estar en un lugar muy específico para verla.

Hay una página que informa los distintos pasos que puede tener la Estación Espacial, con horas, minutos y segundos exactos. Una vez que tengo la información, busco con Google Maps algún lugar donde pueda ir y armar mi equipo, como una casa rural o un tambo. Y después tengo que ir y pedir permiso para que me dejen hacerlo. A veces es gracioso cuando llego y digo lo que quiero hacer, porque hay gente que no sabe ni que existe la Estación Espacial. Muchas veces me miran con desconfianza, entonces llevo fotos impresas para mostrar o una tarjeta con mis datos. Después, cuando ven el equipo que tengo y todo, se entusiasman y se acercan a mirar.

Un lugar medio raro donde estuve haciendo fotos es el cementerio de Roca, sacándole a los panteones con la Vía Láctea, y también anduve en el medio del monte en Córdoba a las dos de la mañana...tengo varias cosas (risas).

estación espacial
Mencionaste alguna vez que te gustaría visitar y retratar Islandia. En Argentina, ¿hay un lugar ideal para la astrofotografía?

Por suerte tenemos paisajes muy interesantes. El norte de Argentina es muy lindo, San Juan tiene uno de los mejores cielos del país. Todo lo que es Talampaya, el Campo de Piedra Pomez, son lugares muy lindos para hacer fotografías. Lo más difícil es conseguir los permisos, porque muchos de estos lugares son parques nacionales y es complicado lograr entrar de noche para hacer una foto, pero estoy en eso...

En tu día a día pasas de la fotografía social a la astrofotografía, ¿dormis en algún momento?

Generalmente me acuesto muy tarde. Tengo mi estudio de fotografía, pero a la mañana no lo tengo abierto al público, aunque a veces tengo programadas sesiones. Pero a veces fotografío el Sol, así que también estoy de día. Pero por lo general me acuesto tarde, me gusta la noche.

Para lograr este trabajo, ¿influyen más tus conocimientos de fotografía o de astronomía?

Es un equilibrio, porque podés conocer mucho de astronomía, pero al procesar una imagen, al entender las reglas de fotografía, hace que la composición pueda llegar a ser más interesante. Teniendo conocimiento de fotografía, le agregas la parte estética a todo esto.

En una entrevista anterior habías dicho que tus equipos pueden llegar a funcionar como una máquina del tiempo, ¿por qué?

Es otra de las partes que me conmueven, porque ves atrás en el tiempo. Según la física, lo que se conoce como más rápido en el universo, es la velocidad de la luz, que viaja a 300 mil kilómetros por segundo. La luna, por ejemplo, está a unos 285 mil kilómetros, entonces su luz tarda un segundo en llegarnos. Pero, cuando fotografiás una galaxia o una nebulosa, eso está a millones de años luz. Por ejemplo, la Galaxia de Andrómeda está a dos millones de años luz, entonces, cuando la luz salió de ese objeto viajando a 300 mil kilómetros por segundo, tardó dos millones de años en llegarnos. Así que estás viéndola como era hace dos millones de años.

¿Retrataste el último eclipse?

Sí, pero lo retraté con un paisaje. Busqué un lugar cerca de Roca, y fotografié unos molinos cuando el sol ya estaba cerca del horizonte.

eclipse
¿Estás esperando algún fenómeno en particular que quieras capturar?

Lo más cercano es en septiembre, que es un paso de la Estación Espacial frente a la Luna y durante el día. Es un desafío porque hay mucha luz en el cielo, pero lo quiero intentar.

En 2016 el sitio Amateur Astronomy Picture of the day (AAPOD) te premió por tus fotos...

Sí, esta web publica una foto por día de fotógrafos de todo el mundo. A mí ya me publicaron seis fotos, o sea, seis veces una de mis fotos fue la foto astronómica del día, la última fue hace unos meses.

foto aapod
Haces mucha difusión de tu trabajo a través de las redes sociales, ¿esto te ha abierto alguna puerta para algún desafío profesional?

Esto lo hago porque me gusta, no busco ningún rédito. Hay personas que me compraron fotos porque exclusivamente me preguntaron si se las vendía, pero no es mi fin. Pero sí, por ejemplo, el año pasado unas personas que me conocieron a través de las redes, me invitaron a un congreso de fotografías de la naturaleza en Villa La Angostura. Así que viajé y estuve disertando y dando un taller sobre astrofotografía. Estuvo bueno y se dio por algo que hago porque me gusta.

villa la angostura

Te puede interesar