¿Qué es la cosmeticorexia y por qué hay que prestarle atención?

Con un preocupante crecimiento en menores de 18 años, esta adicción a la compra y utilización de cosméticos y activos antiedad se expande a un ritmo alarmante y sus consecuencias pueden ser tanto físicas como psicológicas.

Salud 12 de marzo de 2024 Grupo SanCor Salud
Cosmeticorexia 1

Con el objetivo de impulsar la búsqueda del bienestar integral de las personas, Grupo SanCor Salud aboga por la formación de espacios de debate que invoquen a la comunidad a reflexionar sobre temas de interés general y de actualidad.

¿De qué hablamos?

En esta ocasión, es el turno de la cosmeticorexia. Como se puede deducir por su nombre, implica en quien la padece una obsesiva necesidad de comprar y usar, con frecuencia, cosméticos. Si bien los expertos señalan que aún no puede ser catalogada como una patología, cada vez con más insistencia se la señala como una adicción que, de no ser abordada a tiempo y con criterio, puede crecer sin control y tener efectos nocivos, sobre todo, en las juventudes.

A la hora de señalar un origen, se puede decir que la cosmeticorexia comenzó a crecer a partir de dos fenómenos. Por un lado, como base, se puede mencionar el uso cada vez más frecuente de las redes sociales, sobre todo entre los jóvenes, que se acentuó aún más durante la etapa de aislamiento provocada por la pandemia de COVID-19. Y, por otro lado, la aparición y consolidación de determinados discursos alrededor de la belleza (más que nada la femenina), que instalaron ideales o supuestos inalcanzables, irreales o, de plano, insalubres.

Estos fenómenos provocaron que aplicaciones de uso masivo como TikTok o la misma Instagram se abrieran aún más paso en la vida cotidiana de las personas, y que en algunos casos se convirtieran en la única compañía de niños y jóvenes. Ellos ya no ven solo un espacio para su divertimiento, sino algo mucho más grande: un escaparate, la vidriera a sus sueños, validadores o negadores de su identidad o de sus gustos, e incluso modelos a seguir.

En estas redes sociales es muy común ver a celebridades, influencers y personalidades de todo el mundo difundir o amplificar discursos que, por acción u omisión, alimentan determinadas conductas, patrones o prácticas que son perjudiciales para determinadas personas, tanto por la ausencia de una adecuada supervisión profesional como por el target de audiencia al que apuntan o en el que permean con mayor facilidad; en este caso, los jóvenes.

Quizás el mejor ejemplo de “mala praxis” por parte de los influencers se encuentra en los videos de las populares “skincare” o “rutinas de cuidado de la piel”. En estas, se puede evidenciar cabalmente como personas con muchos seguidores, llegada e influencia usan un sinfín de productos cosméticos (que van desde el retinol hasta el ácido hialurónico), comentan abiertamente sobre sus bondades y/o dan consejos “profesionales” sobre cuándo y cómo usarlos, y alimentan un imaginario de belleza solo asociado a lo estético, al brillo de las cremas, a la juventud eterna, sin medir la repercusión que estas palabras pueden tener en los más chicos.

Cosmeticorexia 2

¿Hay que alarmarse?

Como se señaló, las consecuencias de la cosmeticorexia pueden manifestarse tanto desde lo físico como desde lo psicológico. En el primer grupo, el efecto más palpable está en la utilización de productos como serum, ácidos y cremas antiedad que no están prescriptos por los médicos para edades tempranas y que pueden dañar la piel, provocando reacciones irritativas e incluso lesiones de acné.

En el plano mental, esta adicción tiene ciertas similitudes con la vigorexia, ya que produce un trastorno que lleva a una gran obsesión por el aspecto físico. Sin entrar en detalles, puede provocar, por ejemplo, obsesión respecto al estado de la piel, distorsión en el desarrollo natural de la infancia o adolescencia (que puede desembocar en la adopción de patrones de comportamiento impropios para la edad), trastornos emocionales, deterioro de la autoestima debido a los patrones de belleza inalcanzables que se promocionan en las redes sociales, entre muchos otros efectos.

¿Qué hacer al respecto?

Lo más importante es trabajar en la prevención. Y en este punto, el rol de los padres y las madres se torna fundamental. Es necesario que ellos asuman la responsabilidad de monitorear el contenido que los niños, niñas y jóvenes consumen a diario en sus celulares, y a través de una comunicación asertiva y directa, guiarlos hacia prácticas más saludables, deconstruir los discursos de belleza que se intentan imponer desde el mainstream de las
redes sociales, inculcarles el amor propio y la aceptación de la identidad, o advirtiendo de los peligros de aquello que ven en las redes sociales.

Por último, pero no por ello menos importante, la voz de los profesionales siempre es esencial en estos casos. Si tu hija o hijo presenta inquietudes respecto a su piel, o surgen dudas por el lado de los padres/madres, es hora de sacar un turno con un dermatólogo, tanto para despejar preguntas como para recibir asesoramiento sobre el uso de determinados productos.

Te puede interesar
ecografo hospital

El Hospital de Sunchales recibió un ecógrafo del gobierno provincial

Salud 27 de mayo de 2024

La capacidad de diagnóstico del efector de salud público local se optimiza con la entrega de un ecógrafo doppler color de tipo multipropósito que posibilitará mejorar los controles durante el embarazo, la prevención en ginecología y los exámenes cardiovasculares, entre otras aplicaciones.

Lo más visto
Coque en Ruta 34 - Tacural 1

Un múltiple choque se produjo en Ruta 34, en cercanías de Tacural

El Eco de Sunchales
Policiales Ayer

A 1200 metros al norte del acceso a la vecina localidad, en el kilómetro 272, este miércoles 17, minutos antes de las 9:00, se produjo un siniestro vial donde estuvieron involucrados 1 automóvil, 1 camioneta y 3 camiones. Habría cinco personas heridas pero no hubo que lamentar víctimas fatales.

Lazo

Gladys María Clausen "Pocha", viuda de Albertinazzi

Sunchales Servicios Sociales
Necrológicas Sunchales Hoy

Falleció el miércoles 17 de julio en la localidad de Sunchales, a la edad de 93 años. Sus restos son velados en sala velatoria N° 1 (Perú 249), el jueves 18, entre las 7:00 y las 11:00, siendo trasladados posteriormente al Crematorio Aires de Paz, previo oficio religioso en sala. Casa de Duelo: Deán Funes 142. Exequias y Ceremonial: Sunchales Servicios Sociales.