Lula Bertoldi: "Me encanta ir a Sunchales, es mi momento de conectarme con otras cosas"

Ciudad 25 de junio de 2020 Por Leandro Gómez
La sunchalense que es voz y guitarra en Eruca Sativa se encuentra cumpliendo la cuarentena en su casa de Béccar, en Buenos Aires. La pandemia postergó lo que debía ser la gira presentación del disco que la banda lanzó en noviembre y también la mantiene lejos de sus familiares y amigos en su ciudad natal: "No voy desde las vacaciones, la cuarentena me mató".

Lula Bertoldi vive un momento excepcional como música, pero también como mamá, como hija y como amiga. No sale de gira con Eruca Sativa, hace cuatro meses que no ve a sus compañeros de banda, lleva su segundo embarazo en medio de una cuarentena y no visita Sunchales desde el verano.

Actualmente vive en Béccar, en la zona norte de Gran Buenos Aires, junto a su esposo Nicolás Sorín (que también es músico) y su hijo Julián, de cinco años. Entre los tres encuentran el modo de hacer lo más ameno posible el aislamiento y dice, entre risas, que "los que más queremos salir somos Nico y yo porque estamos acostumbrados a estar de gira".

Es que la cuarentena por coronavirus encontró a Eruca Sativa en un momento en el que se preparaba para presentar oficialmente "Seremos Primavera", su último trabajo discográfico. "Los planes del año eran salir a presentar el disco, teníamos varios shows, entre ellos el Luna Park", cuenta, pero prefiere quitarle dramatismo a la situación porque "hay gente que murió, no es tan grave lo que nos pasa a nosotros, que podemos reprogramar el show para otro momento".

La situación actual también la obliga a estar alejada de sus afectos en nuestra ciudad, donde nació y comenzó su experiencia con la música: "Me encanta ir, ver a mis viejos, a mis abuelos, a amigos de bandas que he tenido y de la secundaria, es mi momento de conectarme con otra cosa. Ahora hace rato que no voy, desde las vacaciones, la cuarentena me mató".

Las alternativas para presentar Seremos Primavera, el nuevo camino musical que transita Eruca Sativa, la militancia a favor del movimiento feminista y los vínculos que todavía la unen a Sunchales: de todo esto y un poco más habló Lula Bertoldi con El Eco.

El Eco (E): ¿Cómo afecta la pandemia a todo el universo Eruca Sativa?

Lula Bertoldi (LB): Los planes del año eran salir a presentar Seremos primavera, teníamos varios shows, entre ellos, esta semana sería el Luna Park. Son cosas que suceden, estamos hablando de que todo el mundo está afectado por esto. Hay gente que murió, no es tan grave lo que nos pasa nosotros, que podemos reprogramar el show para otro momento cuando estemos más aptos para salir y encontrarnos en vivo.

Al principio de la cuarentena decidimos reprogramarlo para septiembre, pero por cómo viene todo, tampoco van a estar dadas las condiciones para hacer un Luna. No podés tener ningún pronóstico porque no sabés qué va a pasar, nos mantenemos con mucha precaución y con paciencia, porque es algo que nos excede y que no podemos resolver nosotros.

E: ¿Se plantearon la posibilidad de hacer algún show por streaming?

LB: Sí, lo que pasa es que acá hay un tema de protocolos porque la fase es otra, incluso se está planteando volver hacia atrás. Nosotros hace cuatro meses que no nos vemos, a diferencia de un artista solista que puede hacer algo en vivo desde su casa, nosotros no lo estamos haciendo. Brenda y Gabi sí han dado clínicas, son pequeños rebusques para subsistir, y apenas se pueda, protocolo mediante, haremos algún streaming.

E: Pese a que el disco es muy reciente, ¿Eruca Sativa puede salir de la cuarentena con más material?

LB: Estamos trabajando, todo el tiempo estamos haciendo cosas. El disco es super reciente, se editó en noviembre, pero no llegamos a presentarlo oficialmente. Llegamos a tocar cinco temas del disco en vivo, pero el resto lo estábamos guardando para el Luna. Estamos viendo qué pasa, y a medida que se pueda hacer el protocolo, tal vez hagamos la presentación del disco vía streaming. Puede ser que salgamos con algo después de la cuarentena, estamos trabajando, pero por ahí algo sale.

E: ¿Qué entiende Julián de toda esta situación?

LB: Sí, lo entiende bastante. Hace su esfuerzo también, porque es todo un tema. La verdad es que está bastante bien, le gusta mucho estar en casa. Más allá de que me acompañaba en las giras a mí, le gusta estar en su casa, se divierte y la pasa bárbaro. Creo que los que más queremos salir somos Nico y yo, pero porque estamos acostumbrados a estar de gira más que nada. Estar tanto tiempo adentro de una casa sin girar es rarísimo.

E: En una entrevista, Gabi Pedernera decía que Seremos Primavera tiene aires de primer disco, ¿para vos es así también?

LB: Lo vemos como el primer disco de una nueva etapa, es un poco así. Nos gusta sorprender y sorprendernos, si no, nos parece aburrido hacer siempre lo mismo. Los otros temas no dejan de existir, los seguimos tocando en vivo y creo que el repertorio se enriqueció mucho, quedó mucho más potente, porque ahora la banda transita por muchos climas distintos a lo largo de un show y me parece muy interesante para el público. Me encanta tocar los temas en vivo, son un gran desafío porque la instrumentación es distinta, tocamos teclados, controladores, pads, Brenda en un tema toca la guitarra...hay como un refresh que me parece que siempre hace falta. Habrá más fans de los otros discos y fans de este disco, siempre va a ser así, pero mejor que haya para elegir.

E: ¿Seremos Primavera es el disco que define a Eruca Sativa hoy?

LB: Lo que es hoy, sí. No sé si nos define en general, ahí vería la película completa para definir a la banda, porque creo que la historia de Eruca es larga, y también es lo que va a venir. Pero lo que nos define hoy es esto y dentro de dos años será otro disco. Pero me gusta ver la película completa porque eso también cuenta sobre la necesidad de cambiar de la banda.

E: ¿Por qué cuesta tanto que el rock se abra a estos cambios? 

LB: Creo que el rock es una forma de expresar, siento que es un poco cerrado decir que se define por una sonoridad. Sino, un montón de cosas quedarían afuera si solamente fueran riffs o guitarras distorsionadas. Nadie pone en duda que los discos de Serú Girán son rock, o que los discos de Charly son rock, y algunos no tienen distorsión, tienen otra cosa, pero nadie pone en duda que es rock nacional. Me parece que en los últimos años hemos relacionado al rock con una sonoridad potente, y lo que no, queda afuera. 

El rock se identifica por ser un movimiento que trasciende un estilo, porque hay muchas cosas dentro de ese universo, pero no por eso tienen que sonar fuerte o con distorsión. Por las letras, por la forma de transgredir, también es rock...para nosotros, hacer un disco así, también es una declaración, es como rebelarse, una búsqueda de renovar un poco el género; nos parece interesante no quedarnos en la obviedad del género.

E: Ustedes fueron portavoces en la lucha por que se sancionara la ley de cupo femenino en los espectáculos, ¿por qué era tan importante que esto se diera?

LB: Porque muchas veces hay que ayudar a la igualdad. Vos podés decir, “si tienen talento, van a triunfar”, y la meritocracia, en muchos casos, no existe. Para que dos personas con el mismo talento pero de distinto género lleguen al mismo lugar, tiene que haber oportunidades primero. La Ley de cupo lo que intenta aportar es esa pata que le falta a la sociedad para igualar un montón de situaciones en las que muchas mujeres se quedarían afuera.

Después quedás porque tenés capacidad, talento o porque a la gente le gusta, no es que te vas a tener que fumar una banda que no te gusta porque son mujeres, eso nunca pasa. Por algo a las bandas les va bien, y es porque le gustan a la gente. Es imposible que una banda triunfe y a nadie le guste, no existe ese caso, sería ridículo que una banda que no le gusta a nadie llene River por cupo. 

E: Solemos verte en épocas de elecciones o a veces para las fiestas de fin de año por acá, ¿qué significa volver a Sunchales para vos?

LB: Me encanta ir, ver a mis viejos, a mis abuelos, amigos de bandas que he tenido y de la secundaria, es mi momento de conectarme con otra cosa. Ahora hace rato que no voy, desde las vacaciones, la cuarentena me mató.

E: ¿Te vas enterando de lo que pasa en la escena sunchalense? Si alguna banda o algún ex compañero de banda está en algún proyecto, si graba un disco…

LB: Trato de estar bastante en contacto, Bomba (Martín Sturm, fue su compañero en La Morrison) me cuenta un montón de cosas de los lugares, porque lo difícil para las bandas allá es salir a tocar porque los lugares cierran. Todo lo que sea dentro del mundo del rock es difícil en Sunchales, ya era difícil en la época en que yo estaba allá, me imagino ahora…

E: La última vez que vinieron con Eruca fue en 2016, pero antes habían venido en 2013 junto con Marilina Connorquesta y compartieron escenario, ¿fue algo especial eso? Estar las dos, cada una con su banda, tocando en la ciudad donde empezó todo...

LB: Me acuerdo mucho de ese día, todo el show fue re lindo, estaban mis abuelos...es siempre especial tocar en Sunchales, porque hay mucha gente que no te ve nunca, amigos de la escuela, colegas de bandas. Fue re especial, no hemos compartido tantos festivales con Maru, son poquitos, así que me los acuerdo a todos.

E: Hace un par de años viniste a participar de un evento que organizó La Viaraza Colectiva. Hacer lo que hace este movimiento en Sunchales no es fácil...

LB: Era la primera vez que hacían la varieté y hablamos mucho sobre lo difícil que era conseguir apoyo y que la gente dé bola. Me escribo con las chicas, me regalaron hace poco un cuadrito de cuando fui a tocar. Y a veces se piensa que el feminismo es solo un movimiento de mujeres y en realidad es un movimiento de justicia social, de inclusión, de equidad, es un movimiento que, en vez de rechazar, abraza. 

E: ¿Por qué creés que en comunidades como esta cuesta tanto aceptar estos cambios sociales?

LB: Creo que en ciudades como Sunchales, que son más pequeñas, hay cierto arraigo a ciertos tradicionalismos, costumbres, al tema religioso que es muy fuerte...entonces por ahí es más difícil que este tipo de pensamiento más moderno entre, ya la palabra feminismo produce rechazo porque tiene un marketing muy malo. Pero bueno, es cuestión de tiempo y de que un montón de personas como la gente de La Viaraza haga su trabajo y esté ahí poniéndole el corazón...es un trabajito de hormiga que lo vamos haciendo con mucho amor y con muchas ganas de generar justicia social.

Foto: Gonzalo López

Te puede interesar