Mantené tu sonrisa sana y cuidada

Economía 09 de septiembre de 2015 Por SanCor Salud - Staff Médico
Café, cítricos, bebidas isotónicas, vino y otras infusiones o costumbres que perjudican a los dientes y no lo sabemos. A continuación te contamos de qué alimentos cotidianos debemos proteger nuestra sonrisa, para tener los dientes más limpios y sanos. Por Andrea B. Trinchitella Odontóloga MN 27.829 de la cartilla de Staff Médico del grupo SanCor Salud.
fusion sancor salud staff medico

Vino ¿En qué nos perjudica?

Los alimentos con color muy intenso, como por ejemplo el vino tinto pueden provocar pigmentaciones dentarias que alteran el color de nuestros dientes. A su vez recientes estudios han demostrado que el vino, tanto el tinto como el blanco provocan erosión ácida que daña la superficie del esmalte; ello lo podemos prevenir teniendo diferentes cuidados al momento de ingerir estas bebidas, se puede comer queso al mismo tiempo de beber el vino y no cepillarse los dientes por al menos 60 minutos luego de la ingesta utilizando dentífricos con baja abrasividad.

 

Bebidas deportivas. ¿Es verdad que los niveles de PH pueden erosionar los dientes por su alta concentración de acidez?, ¿por qué?

Las bebidas deportivas tienen un alto contenido de azúcar que es perjudicial para la salud en general, incluida nuestra salud dental, si a ello le agregamos que estas bebidas también contienen ácido cítrico que disuelve el calcio superficial de los dientes, lo que aumenta el riesgo de producir caries y erosión dentaria de manera significativa. La erosión ácida provoca el deterioro de la capa más externa del diente, que es el esmalte, en algunos casos graves puede llegar a la dentina (capa intermedia del diente) e incluso a la pulpa dental. La erosión ácida favorece la aparición de caries y un debilitamiento y desmineralización de los dientes. Por tal motivo estas bebidas pueden consumirse tomando ciertos recaudos a la hora de ser consumidas:

•     Masticar chicle o chupar pastillas sin azúcar para estimular la secreción salival y proteger el esmalte después de una comida ácida.

•     No cepillarse los dientes por lo menos hasta una hora después de haber consumido una comida o bebida ácida.

•     Cepillarse los dientes con un cepillo con cerdas suaves, usando un dentífrico de baja abrasividad y alto contenido de flúor.

•     Utilizar un enjuague de flúor remineralizante o neutralizador, una solución de bicarbonato de sodio,  leche o alimentos como queso o yogurth sin azúcar, tras una exposición erosiva.

 

Agua embotellada: ¿la falta de floruro no ayuda a la remineralización de los dientes? ¿Por qué?

El flúor cumple 3 funciones muy importantes sobre nuestros dientes, aumenta la resistencia del esmalte, favorece la remineralización de los dientes y tiene acción antibateriana. Por ello es importante que el agua de consumo (agua corriente o embotellada) contenga este mineral para ayudar a cuidar nuestra salud dental.

Este mineral se puede incorporar de dos maneras:

Sistémica: Los fluoruros sistémicos son aquellos que son ingeridos a través de los alimentos y el agua y son utilizados por el cuerpo según se forman los dientes, si son ingeridos regularmente durante el proceso de la formación de los dientes, serán depositados a través de la capa de esmalte en desarrollo, creando así una capa exterior más fuerte y más resistente a la caries dental.

Tópico: Utilizando pastas fluoradas, colutorios con flúor, barnices o geles que se colocan sobre el diente. Los fluoruros tópicos refuerzan los dientes que ya han erupcionado en la boca. Según el fluoruro se pone en contacto con la superficie de los dientes, el mismo se incorpora en la superficie exterior haciendo al diente más resistente a la caries dental.

 

Bebidas calientes ¿Por qué perjudica a los dientes/sonrisa?

Hay bebidas calientes como el té negro o el café que tienen altos contenidos de taninos, estos compuestos fenólicos tienen propiedades buenas para nuestro cuerpo, como ser astringentes y antiinflamatorias, pero también provocan manchas en nuestros dientes. Dependiendo de la frecuencia diaria de la ingesta y de los hábitos de higiene será la severidad de esta pigmentación. Lo que perjudica nuestros dientes no es la temperatura de las bebidas sino los pigmentos que poseen.

 

Caramelos y chicles ¿Cuándo si y cuándo no?

Los alimentos más pegajosos o adhesivos como los caramelos masticables tienen gran poder cariogénico porque permanecen más tiempo en contacto con nuestros dientes y también pueden despegar restauraciones existentes en nuestra boca. En el caso de pacientes que tengan brackets por ortodoncia pueden despegar los mismos produciendo varios inconvenientes en el tratamiento.

Con respecto a los chicles, se pueden consumir sin azúcar, ya que neutralizan la placa bacteriana especialmente después de cada comida, cuando el pH de la placa dental se vuelve progresivamente ácido por un período de tiempo, lo que debilita nuestros dientes. Mascar chicle sin azúcar en estas situaciones mejora el aliento, ayuda a eliminar los restos de alimentos y estimula la producción de flujo salival. Así pues, cuando comemos chicle sin azúcar creamos saliva que contribuye a neutralizar dichos ácidos y disminuir la posibilidad de desarrollar caries.

Por otro lado el xillitol, es un componente que se utiliza actualmente para endulzar algunos chicles y caramelos y a diferencia del azúcar es bueno para los dientes. Es un dulce que se encuentra en muchas frutas y plantas, aunque también lo produce nuestro cuerpo durante el metabolismo. Se parece mucho al azúcar y su sabor es muy similar, pero solo tiene una tercera parte de sus calorías, por ello ayuda a prevenir caries actuando sobre los Streptococcus Mutans, estas bacterias son las que provocan caries y necesitan azúcar para crecer y el xylitol no les sirve para alimentarse. De modo que el uso continuado del xilitol no solo evita el crecimiento de las bacterias, sino que reduce la formación de la placa dental con el tiempo. Hay estudios que demuestran que las personas que utilizan xilitol frecuentemente tienen menores niveles de bacterias y menos caries que aquellas que no lo hacen.

 

Cítricos y comidas ácidas.

La erosión ácida puede producirse por ácidos de origen gástrico o bien por ácidos propios de la dieta. La alimentación diaria, aun aquella que contempla una dieta balanceada y nutritiva, puede tener efectos no deseados sobre los dientes, si no se consideran ciertos hábitos de higiene.

Algunos alimentos y bebidas, entre los que podemos encontrar vinos y gaseosas, aun las de bajas calorías, son altamente ácidas, al igual que algunas frutas y verduras. De todos modos, no implica que no los podamos consumir, ya que algunos son muy saludables aunque tengan un elevado grado de acidez. Lo fundamental es cuidar el modo de consumirlo para evitar el riesgo de la erosión ácida.

 

Tabaco, uno de los mayores inconvenientes para los dientes

El tabaco perjudica a la salud en general incluida nuestra salud bucal, podemos mencionar varios inconvenientes que provoca en nuestra boca:

•     Halitosis: el mal aliento es causado por modificaciones en la cantidad y calidad de la saliva sobre la flora microbiana bucal.

•     Caries: El tabaco reduce el flujo salival fundamental para prevenir las caries.

•     Manchas en los dientes: Debido a  la nicotina y al alquitrán se produce una coloración amarronada y favorece la aparición de sarro, con el consecuente riesgo de producir enfermedad periodontal.

•     Enfermedad Periodontal: Es una enfermedad crónica y progresiva que ocasiona la pérdida de los dientes. La encía recibe menos sangre y oxígeno disminuyendo los mecanismos de defensa frente a las bacterias de la placa bacteriana, que se vuelven más agresivas y destruyen de manera más activa los tejidos que sostienen los dientes.

•     Palatinitis nicotínica: es una mancha blanca en el paladar blando y parte posterior de paladar duro, con pequeños puntos rojos. Esta lesión es reversible al suprimir el tabaco.

 

Malos hábitos alimenticios/dietas ¿Por qué perjudica a los dientes?

Las dietas ricas en azúcares y las que incluyen muchos alimentos con alta acidez pueden provocar un aumento del riesgo de sufrir caries o erosión ácida de nuestros dientes. Trastornos alimenticios como la bulimia y la anorexia aumentan significativamente el riesgo de sufrir erosión ácida principalmente en las caras palatinas de los dientes superiores que son los que entran en contacto con los ácidos gástricos provenientes del estómago al momento del vómito.

 

Pastillas anticonceptivas, ¿es verdad que pueden inflamar las encías, producir gingivitis y que dificultan el proceso de cicatrización luego de una extracción? ¿Por qué?

Los anticonceptivos orales están basados en hormonas gestacionales que provocan un aumento de inflamación de las encías, existe una relación directa entre las hormonas femeninas y los tejidos gingivales, en ellos se encuentran receptores de estrógeno y progesterona, ambas hormonas presentes en los anticonceptivos, lo que unido a la presencia de placa bacteriana producen un aumento de la incidencia de gingivitis. Por ello es importante destacar la importancia de una correcta higiene oral con la finalidad de prevenir esta patología que trae como consecuencia el sangrado de las encías y en el caso de transformarse en una periodontitis, puede llevarnos a perder piezas dentarias.

En cuanto a las extracciones dentarias, una de la complicaciones postoperatorias mas frecuentes es al alveolitis, se llama así a la inflamación del alveolo del diente. Los estrógenos presentes en los anticonceptivos orales han demostrado interferir en la formación del coagulo responsables de la correcta cicatrización. Se recomienda que el profesional suture luego de la extracción con la finalidad de reducir las posibilidades de que se desarrolle una alveolitis.

 

¿Cómo se puede prevenir la erosión ácida?

En general las recomendaciones son las siguientes:

•     Reducir o eliminar la ingesta de bebidas carbonatadas.

•     Evitar hábitos que induzcan la erosión, como dar sorbitos, agitar o mantener las bebidas en la boca y beber con una pajita, asegurándose que flujo no este dirigido a ninguna superficie dental individual.

•     En el caso de pacientes con factores intrínsecos implicados, como anorexia, bulimia o enfermedad de reflujo gastroesofagial, consultar al médico para poder mantener controladas estas afecciones.

•     Masticar chicle o chupar pastillas sin azúcar para estimular la secreción de la saliva y proteger el esmalte después de una comida ácida.

•     No cepillarse los dientes por lo menos hasta una hora después de haber consumido comida o bebida ácida.

•     Cepillarse los dientes con un cepillo con cerdas suaves, usando un dentífrico de baja abrasidad y alto contenido de fluor.

•     Evitar los dentífricos con Ph bajo.

•     Utilizar un enjuague de fluor remineralizante o neutralizador, una solución de bicarbonato de sodio,  leche o alimentos como queso o yogurt sin azúcar, tras una exposición erosiva.

Te puede interesar