Cincuenta chicos mayores de 10 años esperan ser adoptados en la Provincia

“Quiero ser parte de tu historia”. Con esa consigna que encierra una gran decisión de vida, un barrilete como símbolo de la construcción colectiva y las historias de personas que conformaron familias con chicos adoptados, la provincia lanzó una novedosa campaña de concientización en búsqueda aspirantes a adoptar niños y adolescentes mayores de 10 años.

Sociedad 07 de julio de 2023 La Capital de Rosario
Inscripciones en el Ruaga

Desde los primeros días de julio circula en las redes sociales oficiales del gobierno santafesino, y pronto se lanzará en los medios masivos de comunicación, un breve pero esclarecedor spot que sintetiza el espíritu de los proyectos de adopción de niños y adolescentes.

Como un barrilete, la construcción colectiva

Un video muestra en primer plano las manos de adultos y niños en la construcción de un barrilete. Juntos lo proyectan sobre un molde, entrelazan las varillas con los hilos de algodón, cortan el papel glasé y lo pegan. Al final, sobre un cielo limpio, el barrilete se mueve según el soplo del viento.

Mientras la secuencia fluye, un locutor sintetiza el mensaje. “Es un punto, un punto en el tiempo. Está nuestro pasado que nos permitió llegar hasta acá, y está el futuro por construir. Pero algo tengo claro, quiero ser parte de tu historia. Campaña de adopción «más 10», para niños, niñas y adolescentes”, expresa en 20 segundos.

Pero, además, la iniciativa incluye entrevistas de 20 minutos a hombres y mujeres que decidieron unir sus vidas con la de niños adoptados, y narran sus experiencias en primera persona. Son las conmovedoras historias de Lorena y Sebastián, un matrimonio oriundo de Esperanza, con sus hijos Azul y Gianfranco. Y de Cristina, una mujer soltera de localidad de Recreo, que adoptó a Brian.

Historia de adoptantes

En el caso de la pareja, recuerda que no pudieron tener hijos de forma natural. Luego del fracaso de varios tratamientos de fertilización, maduraron la posibilidad formar una familia como padres adoptivos, y se anotaron en el Registro Único de Aspirantes a Guarda con fines Adoptivos (Ruaga) en 2015. La decisión la elaboraron con tiempo y resaltan que dejaron de lado los miedos y prejuicios por las edades de los niños.

Por su parte, Cristina, una docente de lengua y literatura oriunda de Recreo, adoptó a Brian, un chico que hoy es profesor de educación física y se presenta junto a su madre. La mujer describe que inició el camino en 2017, con 52 años de edad, soltera y muchos interrogantes.

La síntesis de su experiencia la resume en un tramo de la entrevista, cuando asume que ese amor que tanto buscó en su vida, que en algún momento tuvo, lo pensó como el de un novio o pareja, llegó con Brian. “Es otro tipo de amor, que llena mi corazón”, confiesa.

Es posible

Lo cierto es que frente a la falta de proyectos que puedan compatibilizar, entender y aceptar la historia de unos 50 chicos mayores de 10 años que esperan ser adoptados, algunos hace años, el Ruaga de Santa Fe lanzó la campaña de concientización y sensibilización social.

La titular del organismo, Magdalena Galli Fiant, reconoció que en relación a ese rango etario persisten las complejidades para encontrar proyectos familiares que los incluyan. Es que en noviembre de 2022 ya se había difundido una campaña similar, que ahora se intenta reforzar.

“Tratamos de darle una vuelta estética a las convocatorias que se difunden en las plataformas santa fe.gov.ar. La estética del barrilete es una metáfora sobre la adopción. Porque también es algo que se construye con esfuerzo, amor, se comparte, incluye distintos materiales y, como la vida misma, también queda sometido a las inclemencias del tiempo, como la construcción de una familia”, indicó al funcionaria a La Capital.

Además indicó que, en algunos casos, las historias de vulneración de los chicos, atadas a problemáticas sociales cada vez más profundas, “pueden afectar los proyectos adoptivos. Precisamente, ponemos el acento en que es posible, no es simple, porque se trata de relaciones humanas, pero es posible”.

Además, recalcó que el sentido de la campaña no se basa en una cuestión temporal, como si se tratara de una convocatoria. “Buscamos concientizar sobre esta realidad. Por eso la idea de que sea abierta y se pueda compartir en las redes, tomarse tiempo para escuchar las historias”.

Concientizar

Según Galli Fiant, “no es lo mismo que lo transmita un funcionario o un periodista. Estos contenidos van a estar disponibles para que las personas interesadas se puedan tomar unos minutos para ver y escuchar las entrevistas a las personas que adoptaron niños mayores de 10 años”.

Además, la titular del Ruaga recordó que algunos de los 50 chicos están en la última instancia del trámite de adopción, pero que se sumaron otros para encontrarles familias en la base de datos del Ruaga o en registros oficiales de otras provincias.

Lo interesante de esas convocatorias es que pueden postularse personas y parejas que nunca estuvieron anotadas en ningún registro, y también las que ya lo están. “El único requisito es estar dispuesto a prohijar a través de la adopción a niños, niñas y adolescentes asumiendo un proyecto familiar”, remarcó.

“Esta posibilidad es la última instancia para restituir el derecho de ese niño, niña u adolescente a vivir en familia”, se insistió desde el Ruaga. Para conocer más detalles sobre las convocatorias públicas, se puede acceder a santafe.gov.ar/ruaga, donde además se describen las situaciones puntuales de cada caso en particular.

La adopción, siempre desde la perspectiva de los niños

El juez Marcelo Molina, integrante de la Cámara Civil y Comercial de Rosario y especialista en temas de familia, remarcó que hay que partir de un supuesto. “Muchas veces me preguntan por qué el proceso de adopción es tan burocrático y largo, sobre todo desde el lugar de las familias aspirantes. Es comprensible. Pero tenemos que partir de un supuesto: si todas las madres y padres del país tuvieran las condiciones subjetivas aceptables para criar a sus hijos, no tendríamos adopciones”.

“Ahora bien - recalcó - sabemos que no todo el mundo está en condiciones de criar a sus hijos en forma más o menos adecuada, o porque se es muy joven, por una situación compleja personal, porque no quieren, hasta las situaciones más perversas que podamos imaginar”.

Recordó que la realidad de la gran mayoría de los postulantes, algo que se puede chequear en el Ruaga, es “ser papá y mamá de niños pequeños, menores de tres años, que no presenten patologías. Aspiran a situaciones que no son las registradas. Los niños en situación de adoptabilidad son mayores de 8 años o adolescentes, grupos de hermanos, o niños con situaciones de salud física o mental complejas”.

Sobre la campaña, Molina entendió que “pone el acento donde hay que ponerlo. Si uno desea ser papá o mamá, no quiere decir que hay que esperar tanto, porque hay posibilidades para estos chicos, con tiempos más acotados. Y esto no significa poner en tela de juicio a los padres adoptivos, cada postulante debe saber hasta dónde puede, no cualquiera está en condiciones de recibir a grupos de hermanos, adolescentes, o con algún problema de discapacidad”.

En ese sentido, valoró que los grupos de padres adoptivos y el Ruaga “trabajan mucho para que la gente entienda la ampliación de las franjas etarias, del número de hermanos, las situaciones de los niños a los que aspiran a adoptar. Todo esto claro, teniendo en cuenta siempre que la institución de la adopción está pensada desde la perspectiva de los niños, y no de los adultos”.

Te puede interesar
Acto dia voluntariado 1

Celebraron el Día Municipal del Voluntariado Sunchalense

Municipalidad de Sunchales
Sociedad 22 de marzo de 2024

El evento se organizó de manera conjunta entre el Municipio y la Asociación de Bomberos Voluntarios, reconociéndose la labor de los voluntarios de más de 130 asociaciones civiles e instituciones de bien público que trabajan en nuestra ciudad.

Lo más visto