El Gobierno anunció el acuerdo con el FMI para refinanciar la deuda: los detalles

País 28 de enero de 2022 Por iProfesional
En un breve mensaje grabado en la quinta de Olivos, el presidente Alberto Fernández anunció el acuerdo con el Fondo Monetario Internacional para refinanciar la deuda que la Argentina mantiene con el organismo.
Alberto Fernandez

El mandatario indicó que sin acuerdo no había un camino definido y no contempla restricciones que limita el desarrollo. Además, indicó que no habrá déficit cero, impacto en servicios público ni reforma laboral. Asimismo, no habrá una caída del gasto social ni real.

El discurso

"Teníamos una soga al cuello, una espada de Damocles, y ahora tenemos un camino que podemos recorrer. Sin acuerdo, no teníamos un horizonte de futuro. Con este acuerdo, podemos ordenar el presente y construir un futuro", comenzó.

"No restringe, no limita ni condiciona, los derechos de nuestros jubilados que recuperamos en el año 2020. No nos obliga a una reforma laboral. Promueve nuestra inversión en obra pública. No nos impone llegar a un déficit cero", dijo textualmente Fernández.

Asimismo, "no impacta en los servicios públicos, no relega nuestro gasto social y respeta nuestros planes de inversión en ciencia y tecnología".

"Además, vamos a poder acceder a nuevos financiamientos, precisamente, porque este acuerdo existe", añadió.

"Este entendimiento prevé sostener la recuperación económica ya iniciada. Prevé que no habrá caída del gasto real y sí un aumento en la inversión de obra pública del Gobierno Nacional", destacó.

Y explicó que "tampoco dispone saltos devaluatorios. Sin el acuerdo, las posibilidades comerciales económicas y de financiación que nuestra Nación necesita estarían seriamente limitadas".

"Teníamos una deuda impagable que nos dejaba sin presente ni futuro y ahora tenemos un acuerdo razonable que nos va a permitir crecer y cumplir con nuestras obligaciones a través de nuestro crecimiento", agregó.

"Debemos crecer y debemos honrar nuestras obligaciones al mismo tiempo que hacemos una Argentina más justa, con más desarrollo, con mejor infraestructura. Seguiremos, también, la senda de ordenar las cuentas públicas sin condicionar nuestras políticas de justicia social", continuó el mandatario.

 El acuerdo será elevado al Congreso nacional. "Necesitamos que apoyen este convenio y apelo así al compromiso nacional de todos y todas", dijo.

"La historia juzgará quién hizo qué", señaló. 

Conferencia de Guzmán y Manzur

El jefe de Gabinete, Juan Manzur, y el ministro de Economía, Martín Guzmán, dieron detalles del acuerdo.

Al inicio, Manzur dijo que la deuda contraída por Mauricio Macri fue una "tragedia" y un toma "irresponsable" para la Argentina.

Manzur dijo que siempre se tuvo vocación para acordar.

Guzmán, por su parte, dijo que la administración anterior acudió al FMI y que ese programa resultó un fracaso porque los indicadores económicos y sociales se deterioraron.

"Buscamos sanar el presente tan duro que la Argentina tenía y sembrar condiciones para tener futuro", agregó.

Se pretendió refinanciar la deuda sin socavar en algunos temas y se pueda trabajar en una economía más tranquila.

Guzmán dijo que las negociaciones fueron "durísimas" que demandaron "mucho trabajo político y técnico". Si se aceptaban las reglas del FMI sin condicionamientos, se hubiesen socavado las bases para lograr el crecimiento.

El acuerdo tiene dos partes: políticas macroeconómicas y políticas de mediano plazo.

El Estado va a poder tener un crecimiento sin política de ajuste y un déficit fiscal a reducir en una economía que se recupera, explicó.

Asimismo, buscará reducir la evasión tributaria y atacar el lavado de dinero.

En cuanto al bloque monetario, habrá una reducción monetaria del Banco Central al Tesoro que llegue a 0 en 2024. Se busca fortalecer la tasa de interés real en activos argentinos. Se va trabajar, además, en la reconstrucción del mercado en moneda local.

Con respecto a la inflación, dijo que es multicausa y que esos factores deben ser atacado concurrentemente.

Se buscará fortalecer la sostenibilidad de las finanzas públicas y anclar las expectativas. Los acuerdos de precios van a tener un espacio importante para luchar contra la inflación. El programa durará dos años y medio y el objetivo es robustecer al salario real.

Guzmán descartó saltos cambiarios y plantean crecer las reservas internacionales por u$s5.000 millones. Y dijo que el programa buscará solucionar problemas estructurales: fortalecimiento del mercado de capitales y de las industrias puedan generar divisas.

"Este acuerdo va a permitir que en la Argentina continúe en crecimiento", indicó Guzmán. "Arrancamos la negociación en un lugar muy dañiño y terminamos en uno razonoble", enfatizó el ministro.

"Es el mejor acuerdo que podríamos lograr", destacó. "Hay que terminar de trabajar en los memorandos con el FMI", explicó. Habrá revisiones trimestrales y desembolsos de pagos como consecuencia del reintegro de los Derechos de Giro (DEG).

Por último, agradeció al presidente, a la vicepresidenta Cristina Kirchner, al presidente de la cámara de Diputados, Sergio Massa y al resto del gabinete nacional. Además, le pidió apoyo a la oposición para aprobar el proyecto.

Hoy viernes pagará los u$s 730 millones que vencen de intereses con el organismo financiero, siempre y cuando antes el FMI envíe un comunicado anunciando dicho entendimiento. Hay plazo para pagarle al Fondo Monetario Internacional (FMI) hasta las 14hs.

Las señales de avance en las negociaciones se aceleraron en los últimos días cuando el FMI pronosticó una mejora en las proyecciones de crecimiento de la economía al 3% para este año.

Además de reunirse con los mencionados funcionarios, el presidente mantuvo reuniones con el canciller Santiago Cafiero; la secretaria Legal y Técnica. Vilma Ibarra; el secretario general Julio Vitobello; el ministro de Desarrollo Social Juan Zabaleta; el presidente de la Cámara de Diputados, Sergio Massa y la portavoz Gabriela Cerruti para terminar de pulir los detalles del acuerdo y su anuncio.

Negociaciones contrarreloj
 
El punto principal de la negociación estaba en determinar la velocidad del ajuste, la emisión monetaria y la asistencia al Tesoro desde el Banco Central.

El año pasado Guzmán sobrecumplió la meta de déficit fiscal de la mano de ingresos extraordinarios como el aporte por única vez de las grandes fortunas y la llegada de los derechos especiales de giro (DEG) que colocó en el BCRA a cambio de pesos y volvió a usar para pagarle al FMI, dejando letras en la Autoridad Monetaria. Así logró un déficit del 3%, más de 1,2 puntos por debajo de lo previsto e incluso más bajo que el rojo fiscal que pensó para este año, de 3,3% en el fallido Presupuesto 2022.

Te puede interesar