El sector turístico, hotelero y gastronómico atraviesa uno de los momentos más críticos

Sociedad 02 de agosto de 2021 Por Hernán Ghilardi
El humbertino Hernán Ghilardi, mozo - camarero, reflexionó sobre la compleja situación que sufren los emprendimientos del sector, especialmente de la gastronomía que representa, cuando se celebra este 2 de agosto, el Día del Trabajador del Turismo, Hoteleros y Gastronómicos de la República Argentina.
Hernán Ghilardi Atendiendo fiesta de graduación, cumpliendo con estricto protocolo FOTO L. ARCUSIN
Hernán Ghilardi atendiendo fiesta de graduación, cumpliendo con estricto protocolo. Foto: L. Arcusin

Consecuencia

“Esta actividad fue y es una de las más afectadas desde el comienzo de la pandemia, pudiendo en estos momentos trabajar con estrictos protocolos y un porcentaje de su capacidad, tras haber estado varios meses con inactividad total o parcial, con motivo de la cuarentena impuesta por el Covid-19. La situación económica de los emprendedores y trabajadores del sector es cada vez más angustiante, ya que dicha actividad es una de las últimas a reactivarse por el flujo de gente que mueve y por los riesgos que conlleva para la salud. Todo se debe a que no se puede trabajar de manera normal y, además, no existe una ayuda; y si la hay es reducida, y no alcanza para aliviar los gastos fijos que posee el sector”. Ghilardi agregó: “sin dudas, fue un año inesperado por todos, pero en nuestro caso fuimos uno de los sectores que más temprano cerró y más tarde abrió sus puertas y, por ende, a nivel país hay muchos cierres o dificultades para poder continuar en la actividad, teniendo en cuenta la incertidumbre de no saber cuánto va a durar esta situación”.

Alivio temporal

“Si bien la gastronomía está trabajando dentro de lo que es la nueva normalidad - con restricciones y muchos protocolos -, lejos se está de atravesar un buen momento. Si bien entendemos que son muchos los rubros de la economía que están golpeados por este presente, en el caso de nuestro sector ya no funcionamos como un negocio y tenemos más dudas que certezas. Los que lograron introducir la modalidad del delivery, o el take away, saben que no era el corazón de su negocio, y quedó demostrado. Por el lado de los hoteles, la perspectiva no es mejor. Sin turismo, ni interno y mucho menos externo, el sector se enfrenta a que la pandemia termine generando una situación de no retorno”.

Preservar el trabajo
"Pedimos a los funcionarios provinciales y nacionales actuar con mucha responsabilidad y tener en cuenta que hay que preservar las fuentes de trabajo, porque detrás de cada puesto laboral hay una familia, que tenemos que evitar que en esta situación caiga en la pobreza.  En tanto se han perdidos miles puestos de trabajos formales; a esto hay que sumarle una cantidad significativa de puestos informales, hay más de miles de personas que viven “al día”: en busca de mejores condiciones salarial y laborales, muchos no figuran en la base de datos para recibir subsidios y además que la gente no dejó de reunirse, porque los establecimientos estuvieran vedados al público, sino que trasladó la reunión a la casa, con todos los riegos sanitarios que eso significa”.

Hernán Ghilardi sirviendo un comensal en su pueblo natal. FOTO M. MATUK

Repunte

En cuanto al contexto de pandemia, Hernán manifestó que “este es un momento muy crítico de la actividad, tras que veníamos sufriendo todo este cambio, que también es una tendencia a nivel mundial, con la pandemia, con las restricciones de circulación, sin eventos, sin agenda, está todo mucho más complicado, lo que deja en una crisis muy profunda”.

"En cuanto a los niveles de actividad, vale destacar que si bien se comenzó a normalizar la actividad en mi pueblo Humberto 1°, desde marzo de 2020 la gastronomía no trabaja con normalidad, con continuas restricciones, con capacidad reducida y horarios limitados. Ya son 16 meses de trabajo que sólo permiten de números negativos. Los bares, restaurantes y salones de fiesta en el mejor momento, han trabajado con el 50% de capacidad y hasta las 2 de la mañana, luego trabajaron al 30% y con horarios de cierre que oscilaron entre las 19 y las 24 horas". 

“Más allá de las ayudas económicas de los subsidios por parte del estado a distintos sectores gastronómicos, que hubo semanas atrás, se hace inviable sostener, que no termina de ser suficiente para pelear una situación como la que se vive, un panorama muy complicado e incómodo para el sector por estos momentos".

 Convencido

"Este día del trabajador del Turismo, Hoteleros y Gastronómicos de la República Argentina, nos encuentra de una forma particular, sin poder celebrar con nuestra fiesta como todos los años. Mi solidaridad con los compañeros, amigos y patrón, que atraviesan este duro momento, sin perder la esperanza de volver a hacer lo que amamos. El mejor deseo de que puedan recuperarse, para que cuando todo esto termine se pueda volver a la normalidad", finalizó Hernán Ghilardi.   

Te puede interesar