El socialismo cuestiona la política financiera de la provincia

Política 18 de marzo de 2021 Por El Eco de Sunchales
El monto de intereses que el gobierno provincial pagó por tomar deuda para financiar al Tesoro fue 21,5 veces mayor al que afrontó la administración socialista en concepto de adelantos financieros pagar salarios en algunos meses 2019. Así lo señala el “Informe fiscal 2020” que presentaron ayer la diputada provincial del Frente Progresista Clara García y el ex ministro de Economía, Gonzalo Saglione.
saglione-y-garcia-presentaron-ayer-el-informe-fiscal-2020

La descripción de los referentes socialistas apunta a un doble objetivo. Por un lado, devolver las críticas realizadas por el actual ministro de Economía, Walter Agosto, cuando asumió hace poco más de un año. Por otro, criticar la obsesión del Ejecutivo provincial por hacer caja, mientras reduce gastos de capital en medio de la pandemia. En ese punto, ponen el foco en el costo financiero que pagó el gobierno por acumular saldos bancarios que llegan ya a $ 61 mil millones.

 “La provincia se endeudó con terceros para contar con liquidez y pagó por eso $ 2.072 millones en intereses durante 2020”, dijo Saglione, quien recordó que en 2019 el gobierno de Miguel Lifschitz pagó $ 96 millones de intereses por los adelantos bancarios tomados para pagar salarios en algunos meses del año.

Esas operaciones fueron duramente criticadas por los actuales funcionarios de Omar Perotti durante el período de transición. “Dijeron que pedir adelantos al agente financiero era muy oneroso pero el gasto en intereses para el financiamiento en 2020 este año se multiplicó por 21,5”, precisó García.

La legisladora y el ex ministro presentaron ayer el informe, en el que analizaron los aspectos vinculados con el nivel de deuda, un tema muy discutido durante la transición. Recordaron que a fines de 2019, el actual ministro de Economía denunció que la deuda flotante condicionaba la gestión del gobierno. Pero, con los datos de 2020, vieron que ese stock aumentó “en términos nominales, reales y relativos”.

Saglione explicó que la deuda flotante pasó de $ 28.581 millones en 2019 y a $ 41.142 millones al cierre de 2020, un aumento del 44%, por encima de la inflación “Hay que decir que para nosotros antes no era importante ese número, como tampoco lo es ahora”, dijo el ex funcionario, quien no obstante consideró “relevante” la magnitud de esa deuda cuando se la compara con el gasto ejecutado.

La relación entre el stock de deuda y el gasto total fue de 11,4% el año pasado. “Es uno de los valores más altos de la última década”, señaló Saglione. En tanto, García recordó que el bloque que integra en la Legislatura fue “muy crítico con la baja de la inversión en capital en 2020 y en plena pandemia, cuando redujeron el gasto en obra pública, en sueldos y en transferencias a municipios y comunas”.

Todo esto, en un escenario en el que, a pesar de la pandemia, “los recursos propios acompañaron la inflación, es decir 39,5% en el año y por encima de lo presupuestado”, agregó. Y en el que los recursos nacionales crecieron, fundamentalmente, por las transferencias no automáticas. En este rubro, Saglione incluyó el cobro de la deuda que tenía Ansés con Santa Fe por fondos de 2018, que sumaban $ 4.700 millones; el crédito blando de $ 4.600 millones correspondientes al Fondo Fiduciario para el Desarrollo Provincial que destinó la Nación, y $ 4.700 millones de Aportes del Tesoro Nacional (ATN). En este último caso, “a diferencia de las transferencias automáticas, no se coparticipa a municipios y comunas, de modo que quedan directamente para el Tesoro provincial”, dijo.

Pese a esta posición de liquidez, y los $ 7 mil millones de endeudamiento generado en el marco de la ley necesidad pública para recomponer el Fondo Unico de Cuentas Oficiales (Fuco), la deuda interna con esta suerte de caja unificada de la administración se redujo menos de $ 2 mil millones entre fines de 2019 y el cierre de 2020, cuando acumulo $ 14.865 millones.

“El actual gobierno se quejó de que el Fuco estaba vacío cuando llegaron pero no lo recompuso durante todo 2020, aún cuando la ley de necesidad pública los autorizó a endeudarse con terceros para pagarse deuda a sí mismos”, señalaron los referentes socialistas. Si bien aclararon que no comparten la obsesión de la actual administración por esa deuda, no dejaron de marcar la contradicción ni de criticar, fundamentalmente, la práctica de tomar deuda y pagar intereses para acumular liquidez.

Sobre todo, cuando el gasto total cayó en términos reales y el de capital en términos directamente nominales. Este a su vez redujo su participación el presupuesto del 11% al 6% entre 2019 y 2020. “No discutimos la deuda que se toma para financiar obra pública pero sí este nivel de endeudamiento para financiar al Tesoro”, dijo Saglione.

Así, llegó otra vez al terreno de la disputa originaria por la “herencia” que dejaron. Esta vez, en el terreno de la deuda con contratistas y proveedores. “Dijeron que se encontraron con deudas por $ 6 mil millones pero el monto que surge de la consolidación realizada por esta administración es de $ 2.400 millones, menos de la mitad”, señalaron.

“O el monto que dijeron que se adeudaba no era tal o no lograron instrumentar la consolidación deuda”, planteó Saglione. García agregó: “Dijeron que iban a resolver la deuda con contratistas y proveedores, pero aumentó un 19% entre 2019 y 2020”, al pasar de $ 6.804 millones de deuda flotante a $ 8.111,20 de deuda consolidada y flotante. Y “cuando se relaciona este stock contra el gasto de capital es más alta en 2020 que en 2019”, acotó.

Te puede interesar