La cuarentena en clave política

Política 12 de julio de 2020 Por Darío Schueri - Santa Fe
Lo que ocurre sociológicamente en Argentina superó, con creces, “la grieta”, expresión ideada por el periodista Jorge Lanata en una entrega de los premios Martín Fierro, caracterizando la división binaria y maniquea de la sociedad argentina entre kirchneristas y antikirchneristas, surgida tras la “crisis del campo” en el 2008.
perotti - lifschitz 3

El campo marca la “melga” política
(Una amelga o melga es la apertura de un surco – que sirve de guía -  para ir laboreando la tierra)

Los “banderazos por la libertad, la República y la propiedad privada”, que comenzaron en las ciudades norteñas Avellaneda – Reconquista, para impedir que se concretara el anuncio del gobierno nacional de intervenir primero, y expropiar después, a la compañía agroindustrial Vicentín, tuvieron luego sucesiones nacionales, básica y emblemáticamente en cada fecha Patria. 

El pasado jueves 9 de Julio la cosa no pasó a mayores en Reconquista - Avellaneda por la prudencia de la sociedad reconquistense, debido a que en este caso los adherentes al gobierno nacional y la expropiación de Vicentín, llevaron a cabo su propia y legítima marcha, pero imprudente y provocativamente manejada por la fuerza policial, que impedía de manera agresiva y desafiante, el tránsito desde Reconquista hacia Avellaneda, separadas por un puente. 

Vicentín y el gobierno se verán las caras
A propósito de Vicentín, este miércoles tendrá lugar una trascendente audiencia “de conciliación” (Art. 19 del código procesal civil y comercial de Santa Fe) de las partes con el Juez Fabián Lorenzini.  Frente a Su Señoría se verá el grado de flexibilización que expresen las partes; por ejemplo en una incidencia de administración conjunta de la empresa (Estado santafesino mediante la propuesta de la IGPJ, Vicentín, Comité de Acreedores, Sindicatura). O la cerrazón, que llevaría al Juez Lorenzini a tener que dictaminar.

Silobolsas y después...
Los vengativos, para el campo, y arteros ataques a silobolsas y otros hechos de vandalismo no menos preocupantes en todo el país, lejos de cesar se incrementan, y con ellos la bronca. 
En Santa Fe, el Ministro de Seguridad Marcelo Saín, primero sugirió que los destrozos eran causados por los propios chacareros para cobrar un seguro – que nadie contrató para estas inconcebibles contingencias – para amenazar después que “correría a los tiros” a las supuestas “hordas kirchneristas”, imaginarios e incomprobables hasta ahora responsables de semejantes actos.

El Presidente Alberto Fernández durante una videoconferencia que se realizó el miércoles pasado, en una inauguración que no fue tal, del puerto de Timbúes de la Asociación de Cooperativas Argentinas (ACA) (se prevé que la obra esté terminada dentro de 90 días) procuró mostrar un "gesto" hacia el campo, de quien dijo que “puede dar más” (¿retenciones?).

Coincidiendo con nuestra columna de hace una semana, el Centro de Agronegocios de la Universidad Austral, que a través del Índice Ag Barometer mide las expectativas presentes y futuras de los empresarios del agro, arrojó como resultado que el 60% de los encuestados dijo que el anuncio de la expropiación de Vicentín tenía un impacto negativo en sus negocios; mientras que el 86% señaló que estaba "preocupado". 

Política en el pico de la pandemia

Mientras la Ministra de Salud de la Provincia Dra. Sonia Martorano y su Secretario del área, Jorge Prieto, coinciden en que ya comenzamos a atravesar el álgido “pico de la pandemia”, y no predicen fecha de finalización, aunque no sería antes de mediados o fines de agosto próximo; el Gobernador Omar Perotti invitó a cenar y almorzar a sus 7 diputados y 11 senadores – faltaron dos-  para planificar el futuro político e institucional mediato. 

En ambos casos se habló, también, y tangencialmente del incierto cronograma electoral del año que viene, donde hasta es probable que se eliminen las PASO, pasando las generales para el borde constitucional de convocatoria, lo más cercano posible a fin de año.

Preocupación por la inseguridad
En ambos encuentros gastronómicos, la inseguridad fue tema de conversación; y si bien todos comprenden que se trata de una cuestión sociológica - como bien lo explica Saín - la sociedad no lo analiza de esa académica manera, y como en su momento ocurrió con el socialismo, piden respuestas o cabezas: la del titular de la cartera de seguridad Marcelo Saín, de quien encima por si no fuera suficiente, el colega rosarino Mauricio Maronna publicó que es víctima de escuchas telefónicas.

Naturalmente, los comensales coincidieron en que es potestad del Gobernador sostener a sus colaboradores, como en este caso el sacudido Ministro de Seguridad, pese a que los índices delictivos se incrementaron exponencialmente sobremanera en las grandes urbes como Santa Fe y Rosario, pero todos creen que con este estado de situación proyectado para el 2021, será difícil sostener el discurso en el cual confió la población en el 2015, básicamente en Rosario.

Perotti y Lifschitz frente a frente
 La crisis sanitaria que desembocará en mayor asistencia social y hacia los sectores productivos, hace que el gobierno quiera guardar en las alforjas plata para el camino. De allí el reconocimiento a los legisladores del FPCyS encabezados por su líder político Miguel Lifschitz, en la reunión de la semana con el Gobernador, de un plazo fijo – adelantado en su momento por el radicalismo- superior a los 20 mil millones de pesos. Lifschitz propuso crear un comité de especialistas como el que actualmente funciona en materia sanitaria, para atender la situación económica.

Cónclave entre el Gobernador Perotti y legisladores frentistas que no transcurrió precisamente en el lecho de rosas que se describió de manera políticamente correcta. Hubo reproches hacia el Poder Ejecutivo por actitudes poco constructivas, dentro del marco de la paz política y colaboración institucional pedida por el Gobernador. Pero la sangre no llegó al río. Cada uno seguirá pensando del otro, con mayor o menor exposición pública, lo que da por sentado. Ya habrá tiempo para los mandobles en la campaña electoral del año que viene.

La pandemia está atravesando su estado más crítico. La política también.

Te puede interesar