Buscándolo a Tito

Política 27 de mayo de 2020 Por Diario Castellanos de Rafaela
No es un relato de Eduardo Sacheri, es el espíritu de los santafesinos que se preguntan dónde está el Senador Nacional de la provincia de Santa Fe, Roberto Mirabella, oriundio de Rafaela, en medio de la crisis pandémica.
roberto mirabella

Por Bryan J. Mayer – Estas líneas están lejanas a la capacidad del reconocido escritor futbolero para cautivar al lector en un mundo imaginario, pero realista, de emoción y pasión. Más bien, en estas oraciones encontrará interrogantes sobre el paradero de un funcionario que nadie sabe muy bien a qué se dedica, mientras el común del sector político (y las entidades intermedias) buscan soluciones a los efectos de la cruel pandemia de Coronavirus. Nos guste o no, vemos a concejales (aquí podríamos detenernos en quienes aún no levantan los ojos de la revista que le ofrecen en la peluquería, pero es para otro artículo), jefes comunales, legisladores provinciales, al gobernador y al presidente de la Nación constantemente en escena para colaborar con la ciudadanía. Pero, aun cuando Rafaela estaba en una difícil situación epidemiológica y todo se tornaba oscuro, hubo un integrante del parlamento nacional que se mantuvo siempre inmutable. Roberto Mirabella, el heredero de Omar Perotti que se jacta de ser rafaelino pero que poco hizo en consecuencia.

Sí, podrá usted responderme que a Tito, nuestro Tito Mirabella, lo vio participando de las sesiones remotas o en videollamadas con los súbditos del PJ en el interior santafesino para charlar un rato del aburrimiento que le causa la cuarentena. Todo lo que hace el Senador está en sus redes sociales. Bueno, casi todo. Porque mientras el legislador postea cuanta foto sea posible para alardear su banca en la Cámara alta del Congreso de la Nación, se hace tiempo – y es lógico – para repostear todo lo que hace su guía Omar Perotti y la cuenta oficial del ejecutivo provincial, algunos detalles de su vida política no salen a la luz. No lo hacen por inconveniencia o por inexistencia.

Es lógico que no encontremos un listado de proyectos de Ley presentados por Roberto Mirabella o de propuestas para paliar los efectos sanitarios y económicos que el coronavirus genera. Ya lo dijimos, como él mismo lo hace siempre: es el aprendiz del gobernador Perotti, el mismo que ocupó por años una banca en el parlamento nacional y no hizo mucho más que calentarla, si es que se apersonaba en la sesión del día. No podemos esperar un esforzado trabajo, entonces, de un accidental senador nacional cuyo vuelo político puede compararse plenamente a lo que hace un planeador para volar: atarse a un avión y nada más. En síntesis, es difícil encontrar algo que no existe. Pero también, en la  búsqueda de su quehacer, podemos notar que otras cosas no quiere mostrar. Por ejemplo, Mirabella reconoció en sus redes sociales que conforma  Comisión de Agricultura, Ganadería y Pesca, pero de ningún modo aclaró que era candidato a presidirla y la propia Cristina Fernández le bajó el pulgar a él y su padrino Omar. Su sueño de dirigir una Comisión que le dé algo de poder propio en el Senado quedó trunco y mostró que el perottismo no vive una vida color de rosas en el kircherismo y que la figura de Mirabella cotiza bajo en el entorno, tanto así para que la ex mandataria prefiera al mismísimo Adolfo Rodríguez Saá en su lugar. Bueno, si es por hacerse el distraído y disimular eso que no debe saberse, Mirabella tiene experiencia. Tampoco acusó recibo alguna vez por haber ubicado, aparentemente a dedo, a un joven consanguíneo en el Poder Judicial de Rosario.

Roberto Mirabella postea. Postea cháchara y todo lo que haga y deje de hacer su guía. No cuenta aquello que no le conviene. Pero mientras todos, mejor o peor, se ponen los pantalones largos para buscar salidas de esta triste situación, muchos nos preguntamos dónde está el Senador Nacional oriundo de Rafaela o qué hace luego de posar para la foto con el banner oficial del Senado de la Nación Argentina de fondo.

Te puede interesar