Admiten dificultades para pagar el aguinaldo a los empleados públicos

Provincia 31 de octubre de 2019 Por
El ministro de Gobierno y Reforma del Estado, Pablo Farías, advirtió que por la situación económica nacional y el impacto en los recursos provinciales el próximo gobierno deberá apelar a herramientas financieras para poder pagar el aguinaldo de fin de año y los sueldos de diciembre, que se pagan en enero.
pablo farias
pablo farias

La transición provincial transita terrenos pantanosos. A pocas horas de que el gobernador Miguel Lifschitz intentara poner paños fríos y tranquilizar sobre el diálogo que mantiene con su sucesor, ayer estalló otra polémica, cuando el ministro de Gobierno y Reforma del Estado, Pablo Farías, advirtió que por la situación económica nacional y el impacto en los recursos provinciales el próximo gobierno deberá apelar a herramientas financieras para poder pagar el aguinaldo de fin de año y los sueldos de diciembre, que se pagan en enero.

También anticipó que plantearán a los gremios estatales una evaluación de la situación y reconoció que será muy difícil pagar con cláusula gatillo los salarios correspondientes a noviembre porque en setiembre –el porcentaje de aumento se aplica dos meses después del registro inflacionario a «copiar»– la inflación fue de 5,7% (correspondiente a setiembre, se calcula sobre los sueldos de noviembre).

Farías hizo una descripción del escenario económico nacional al que calificó como muy complicado. Pero, además, la caída de la actividad económica tiene un impacto directo en la recaudación provincial y eso genera una merma de recursos muy importante.

En declaraciones al diario Uno, que lo consultó sobre si luego del 10 de diciembre quedará dinero en la caja para que el gobierno de Omar Perotti pueda garantizar el pago del aguinaldo en diciembre y los sueldos de diciembre –que se pagan en enero– de los agentes provinciales, Farías abrió un interrogante que preocupa. «Nosotros mes a mes vamos trabajando sobre las dificultades económicas que tiene la Provincia. Hasta ahora hemos podido garantizar el pago de salarios, obviamente recurriendo a herramientas financieras y a lo que tenemos disponible, siempre dentro de la ley y sin generar ningún inconveniente a la economía de la Provincia», respondió Farías.
«Nuestra aspiración de aquí a cuando nos vayamos el 10 de diciembre es que el próximo gobernador no tenga inconveniente en el pago de aguinaldo ni en el pago de los sueldos de diciembre que se pagan en enero», dijo y aclaró: «Pero seguramente también va a depender mucho del rol del Gobierno nacional».

En ese sentido, según publicó Uno, el funcionario ejemplificó: «Hubo varias ocasiones donde este gobierno para poder pagar los sueldos de diciembre, que se pagan en enero, tuvo que recurrir a adelantos de coparticipación federal y el Gobierno nacional nos los ha brindado y eso nos permitió ese pago».
«Las fluctuaciones entre los ingresos que tiene la Provincia, y más en una situación de crisis y de caída de la actividad económica que hacen que los ingresos hayan mermado muy fuerte, cubrir los gastos permanentes que no bajan nunca, todo lo contrario, sino que aumentan todos los gastos corrientes y los salarios fundamentalmente, nos hace recurrir a distintas herramientas financieras o adelantos de la coparticipación nacional para poder cubrir esa situación en determinados períodos. El período de diciembre y enero es particularmente crítico», aseguró Farías.

«Por eso –continuó– nosotros decimos que si la Nación nos diera solamente lo que nos debe por este año, los 5.800 millones de pesos que nos corresponden por la Caja de Jubilaciones, una compensación más razonable que esto que es realmente irrisorio por lo que es la baja de IVA y Ganancias, lo del reperfilamiento de las Letes. Si algo de eso se diese no habría ningún inconveniente para este gobierno que se va el 10 de diciembre para pagar sueldos, inclusive con cláusula gatillo, ni para ayudar a los municipios y comunas a resolver su situación, ni para el próximo gobierno para pagar el aguinaldo y atender correctamente los sueldos de diciembre que se pagan en enero».

-Pero la deuda por la Caja de jubilaciones no se resolvió en todo el año. ¿Qué va a pasar si esa situación se mantiene?- se le preguntó al Ministro.
-Sí, eso no sucedió. Este es el problema que tenemos. Vamos a ser muy cautos y por eso no vamos a esperar hasta el 10 de diciembre para tomar medidas preventivas. Vamos a sentarnos este mes, vamos a analizar el panorama junto a los gremios y vamos a ver cómo seguimos».

Cláusula gatillo, difícil
En otro tramo de la conversación con la prensa, el Ministro fue consultado sobre el último índice inflacionario, el correspondiente a setiembre que fue de 5,7%, y si eso se va a trasladar al salario de noviembre (que se paga en diciembre). En ese sentido Farías respondió: «Todavía no está decidido eso. Tal cual lo planteamos en agosto cuando nos reunimos con las entidades sindicales y les dijimos las dificultades económicas que enfrentábamos en estos meses, vamos a ir viendo mes a mes la situación». Farías aclaró que los sueldos del mes de octubre, que comienzan a pagarse desde el 1 de noviembre, «están absolutamente garantizados, ya están liquidados e incorporan la cláusula gatillo».

«Este mes tenemos un índice muy importante para incorporar al salario por cláusula gatillo, tenemos muchas dificultades económicas, Nación no cumplió con los 5.800 millones de pesos que nos debe por la Caja de Jubilaciones, lo que esperábamos la compensación por la baja de IVA y Ganancia es realmente insignificante y mucho menos lo que nos va a tocar en este período», dijo Farías, que en el encuentro con la prensa había afirmado que hasta el 10 de diciembre se espera que lleguen 300 millones de pesos de los 3.500 millones de pesos que dejaron de venir por las medidas nacionales.

Te puede interesar