El caso del frigorífico santafesino que hizo inversiones millonarias y ahora peligra su producción

Economía 18 de septiembre de 2022 Por ECOS365
En el último año, la firma rafaelina Sodecar invirtió más de $200 millones para mejorar su infraestructura. Sin embargo, algunas líneas de producción peligran “seriamente” y advierten un escenario "complicado"
Sodecar

La realidad golpea fuerte a varios sectores productivos, a partir de las restricciones impuestas por el Gobierno nacional que dificultan el normal desenvolvimiento de las actividades. Hay varios factores que conforman un combo letal para todos, pero especialmente para quienes han apostado fuerte y buscan aumentar su producción. Es el caso de Sodecar, el reconocido frigorífico de Rafaela, que en el último año invirtió más de 200 millones de pesos para mejorar parte de infraestructura y ahora algunas líneas de producción corren serio riesgo a partir de las limitaciones en materia de importación e insumos.

“La situación es totalmente crítica. El Gobierno no nos autoriza los pagos al exterior, los proveedores no cargan y así peligran seriamente la producción de algunas líneas que no soporta más de 30 días. Y, como ya venimos de varios meses de restricciones, prácticamente no tenemos stock”, reconoció a Ecos365, el gerente general de la empresa, Rubén Burkett.

Y agregó: “lo del Banco Central es preocupante y mientras tanto no contamos con ninguna flexibilidad ni contemplación y ni siquiera tenemos con quién hablar para intentar mejorar la situación. No entendemos por qué nos obligan a cerrar las empresas”.

Precisamente, el corto y mediano plazo genera mucha incertidumbre. Para Burkett, si no se produce ningún cambio, “será un fin de año complicado que seguramente derivará en “pérdidas de obras y de trabajo porque no habrá suficiente insumo y materia prima para producir”. En ese sentido, advirtió sobre un escenario que informó este medio si no se logran destrabar las importaciones: “no es únicamente nuestro el problema porque varios que se dedican como nosotros al mercado interno están en la misma situación, planificando restricciones o paradas”. Y reconoció: “estamos bastante tristes”.

Con una trayectoria de más de 50 años en el mercado, Sodecar S.A. se dedica no sólo a la comercialización de cortes vacunos frescos (para Rafaela y la zona), sino que también apuesta fuertemente por la fabricación de chacinados y fiambres, que llegan a todo el país bajo distintas marcas y presentaciones, siendo las más conocidas La Casona y La Medalla.

“El tema de carne de cerdo es peor porque localmente no alcanza y no conseguimos proveedores que puedan reemplazar en volumen lo que traíamos de Brasil, que era más o menos un 15% de los que consumíamos. Hace tres meses que no podemos entrar un kilo y nos comimos todos los stocks, entonces ya estamos limitando la producción de algunos productos”, describió Burkett. Y admitió: “es una situación lamentable”

Las inversiones

En el último año, la empresa proyectó una inversión de 260 millones de pesos para terminar la robotización de su depósito y ampliar su sector de salazones crudas, pensada para triplicar su producción destinada a un segmento premium.

Al respecto, el gerente general contó: “el depósito de congelados ya está funcionando, aunque se retrasó un poco por cuestiones de los proveedores con cosas importadas que no se conseguían, y los dos secaderos nuevos se habilitaron esta semana”

En estos momentos se lleva a cabo la obra para contar con nuevos secaderos para jamones crudos, pero los planes pensados para 2023 deberán esperar. “Estimo que en este contexto vamos a parar porque es muy grande el nivel de incertidumbre”, concluyó.

Te puede interesar