Ajuste presupuestario: a qué ministerios se les recortaron fondos y cuánto representan en el total

Economía 30 de agosto de 2022 Por Chequeado.com
El Gobierno nacional dispuso un recorte de $ 210 mil millones en 6 de los 18 ministerios, pero a la vez amplió los gastos en personal y en empresas públicas por $ 82 mil millones. Esto le representa un ahorro de $ 128 mil millones (0,17% del PBI). La mayoría de los ajustes se dieron en gastos de capital y recayeron principalmente sobre programas como el Procrear y el Conectar Igualdad y las transferencias a las provincias.
Sergio-Massa-anuncios

El Gobierno nacional dispuso el último lunes un ajuste en el presupuesto de 6 de sus 18  ministerios, principalmente en gastos de capital (inversiones en obras públicas o bienes durables), lo que le permitirá un ahorro de $ 128 mil millones, el 0,17% del PBI. 

La medida fue dispuesta a través de la Decisión Administrativa N° 826/2022, firmada por el ministro de Economía de la Nación, Sergio Massa, y el jefe de Gabinete, Juan Manzur. 

En esta nota te contamos los detalles de la medida y cuáles son los ministerios más afectados.

¿Cuáles son los ministerios que sufrieron ajustes?

La decisión administrativa plantea recortes por un total de $ 210 mil millones en el ex ministerio de Desarrollo Productivo (actualmente con el rango de Secretaría); y los ministerios de Desarrollo Territorial y Hábitat; Educación; Obras Públicas; Transporte y Salud.

Por el contrario, se sumaron $ 82 mil millones a las Obligaciones a cargo del Tesoro (que brinda asistencia financiera a diferentes jurisdicciones). De este modo, el ahorro final (la diferencia entre los recortes aplicados y los fondos agregados) para la administración será de $ 128 mil millones, lo que representa el 0,17% del PBI. 

Gabriel Caamaño Ledesma, economista de la consultora Ledesma, advirtió a Chequeado que la medida implica un recorte en los gastos de capital (como, por ejemplo, las inversiones en obra pública y bienes durables) y un incremento de los gastos corrientes. 

“Los recortes son en un 90% transferencias de capital, mientras que los aumentos son mayormente en gastos en personal”, indicó el especialista.

Efectivamente, un análisis realizado por la Oficina de Presupuesto del Congreso (OPC) muestra que se recortaron $ 128 mil millones en gastos de capital, con un ajuste de $ 53.700 millones a fondos fiduciarios; $ 49.721 millones destinados a provincias y municipios y $ 4.300 millones en transferencias a empresas privadas, entre otros.

En tanto, la expansión presupuestaria incluyó un aporte extra de $ 45 mil millones en gastos de personal y de $ 37 mil millones como transferencias corrientes a empresas públicas.

Las reducciones, por organismo

El organismo más afectado por los ajustes fue la actual Secretaría de Desarrollo Productivo -que lidera José Ignacio De Mendiguren-, a la que se le recortaron $ 70 mil millones, el 41,5% de su presupuesto. 

De ese total, $ 62.200 millones corresponden a un recorte de los fondos fiduciarios Fogar (encargado de la gestión de los créditos a Pymes) y Fondep (destinado a la inversión en desarrollo económico).

Ajuste presupuestario a qué ministerios

En tanto, el Ministerio de Desarrollo Territorial y Hábitat -que dirige Jorge Ferraresi- sufrió un recorte de $ 50 mil millones -el 16,4% de su presupuesto-, íntegramente destinados al plan Procrear, dedicado al otorgamiento de créditos hipotecarios a tasa subsidiada.

El recorte de $ 50 mil millones al Ministerio de Educación -que hoy está a cargo de Jaime Perczyk- representa el 5,2% de los gastos previstos para este año. De ese total, $ 30 mil millones corresponden al Conectar Igualdad, plan que contempla la entrega de netbooks a estudiantes de escuelas secundarias; $ 15 mil millones al Programa Fortalecimiento Edilicio de Jardines de Infantes; y $ 5 mil millones a programas de infraestructura y equipamiento.

Un trabajo de la organización Argentinos por la Educación mostró que el ajuste en el Conectar Igualdad y en el Plan de Fortalecimiento Edilicio de Jardines representan el 35% del total presupuestado para cada una de esos programas. No obstante, también destaca que a la fecha sólo se había ejecutado el 45% del primero y el 20,5% del segundo.

A través de un comunicado, el Ministerio de Economía señaló que el recorte de fondos corresponde a “partidas presupuestarias que no fueron ejecutadas a la fecha, por razones particulares de la gestión”.

En este sentido, aclara que en el caso del Conectar Igualdad, las partidas “no tendrán ejecución en el presente ejercicio fiscal por un cambio en la fecha de entrega por parte de las empresas fabricantes de notebooks”.

Por su parte, el Ministerio de Obras Públicas -encabezado por Gabriel Katopodis- tendrá un recorte de $ 20 mil millones (el 4,8% del total presupuestado). De ese total, $ 8 mil millones corresponden a transferencias a gobiernos provinciales y municipales; $ 5 mil millones en inversión en recursos hídricos y $ 4 mil millones en programas de desarrollo de infraestructura penitenciaria (que también debía ser girado a las provincias).

El Ministerio de Transporte -cuyo titular es Alexis Guerrera- tendrá un ajuste de $ 10 mil millones (el 4% del presupuesto total), en su mayoría destinados a transferencias a provincias y municipios para políticas de movilidad integral ($ 7 mil millones) y para transporte fluvial y marítimo ($ 2.732 millones).

Finalmente, las modificaciones en el Ministerio de Salud -cartera que lidera Carla Vizzotti- contemplan un ajuste de $ 10 mil millones (2,9% del presupuesto), de los cuales $ 9 mil millones habían sido destinados a la compra de productos medicinales en el marco del programa de Prevención y Control de Enfermedades Transmisibles e Inmunoprevenibles.

En este caso, el Ministerio de Economía sostuvo que “la adecuación obedece a que finalmente no fue necesario adquirir vacunas adicionales de Sputnik, producto de los bajos niveles de contagio de dicha enfermedad y del stock de dosis con las que cuenta la Nación”.

Rafael Flores, economista y ex presidente de la Asociación Argentina de Presupuesto Público (ASAP), señaló a Chequeado que “cualquier medida que implica un recorte sobre el presupuesto asignado significa que esos organismos van a poder gastar menos. Y el efecto de cualquier reducción de este tipo es recesivo, ya que tiene un impacto sobre la demanda agregada”.

Y agregó que con esta medida “el Gobierno busca mostrar que va a lograr cumplir el objetivo acordado con el FMI [del 2,5% del PBI], y así despejar las dudas sobre la evolución de la economía argentina”.

Según los últimos datos oficiales, en el mes de julio el déficit primario acumulado del Sector Público Nacional -según los criterios establecidos en el acuerdo con el FMI- llegó a los $ 876 mil millones, el 1,1% del PBI. Esto se ubica por debajo de la meta pautada con el organismo para el cierre del tercer trimestre, fijada en $ 1.142 millones).

Te puede interesar