Brian Bertoncello: "Disfrutar de lo que tengo ganas de hacer con 24 años, para mí es un éxito"

Ciudad 20 de julio de 2018 Por
Brian es el popular "Mago Merwyn" de Sunchales. Después de nueve años de desplegar su magia, sus obras y sus animaciones por nuestra ciudad y la región, alcanzó el primer gran sueño que persiguen muchos de los artistas argentinos: conquistar la Avenida Corrientes de Buenos Aires. Llegó para "probar suerte" y ahora encara una seguidilla de 16 funciones en el Teatro Porteño. "Todavía estoy cayendo", cuenta desde la capital del país.
BRIAN BERTONCELLO 2
- Foto: Facebook Brian Bertoncello.

"Serás lo que tú quieras ser". La frase acompaña una foto de Brian Bertoncello (a quien probablemente alguna vez hayas conocido como Mago Merwyn) en su perfil de Facebook, en la que se lo puede ver en una de sus funciones de magia. Y este sunchalense es lo que quiere ser: con 24 años, llegó este invierno a ocupar 16 días en la agenda del Teatro Porteño, ubicado en la noctámbula Calle Corrientes.

Junto a una compañera de teatro, se decidió y partió hacia la capital del país. Allí donde, afirman algunos, "todo sucede". Brian, que además de mago es animador y actor, desembarcó en Buenos Aires con la idea de quedarse tres meses para tantear el terreno. Pero su plan tomó otro rumbo: un casting, una charla con un productor y una propuesta para adaptar su show lo pusieron ante el desafío de realizar 16 funciones en el Teatro Porteño. Ya lleva seis. Así, durante todas las vacaciones de invierno, anima a los más chicos con su talento forjado en Sunchales. "Quería demostrarle a Buenos Aires que hacemos cosas lindas en el interior".

BRIAN BERTONCELLO 4

¿Cómo fue que llegaste a tener esta seguidilla de presentaciones en el Teatro Porteño?

Me vine a hacer una temporada, lo decidí el año pasado con una compañera de teatro. Vinimos por un período de tres meses, empezaron a salir trabajos, nos quedamos, y ahora para las vacaciones salió esto: hice un casting para una obra, le conté al productor que yo tengo un show de magia, se interesó en eso y lo juntó con una función de princesas que ellos tenían: “El fantástico mundo de las princesas”. 

BRIAN BERTONCELLO TEATRO PORTEÑO

¿Te gustaría traer ese show a Sunchales?

Sería un boom que la gente pueda verlo. Quiero hablar con la productora para ver si hay alguna posibilidad de llevarlo para allá, sería algo mágico que la gente pueda ver lo que estamos haciendo en Calle Corrientes, allá en Sunchales. Me pondría muy contento llevarlo a mi casa.

"Sigo siendo el sunchalense que anima cumpleaños y hace magia para chicos...y cuando vuelva, voy a seguir siendo eso", asegura Brian, que no se deja encandilar por las luces de la mítica avenida porteña.

Actuar en la Calle Corrientes es un anhelo para la mayoría de los artistas argentinos, y vos con 24 años ya estás ahí...

Cuando llegué a Buenos Aires nunca lo pensé; sí pensaba poner mi show en algún teatro para demostrarle a Buenos Aires que hacemos cosas lindas en el interior…Surgió esto, que se montó en una semana: me hicieron la propuesta, vieron mi show y me pidieron que acople a todas las princesas que tenía la productora. Así que con mi compañera, Camila Boutet, en una sola noche, escribimos la adaptación de las princesas al guión, quedó y tuvimos cuatro ensayos de cinco horas cada uno, y después el estreno. Llegamos con la lengua afuera, pero pudimos llegar, que era lo importante. 

Todavía estoy cayendo. Cada vez que termino una función, quedo mirando al público y digo “¡Wow, estoy acá, estoy en la Calle Corrientes!”, donde es muy difícil entrar. El mercado del teatro acá en Buenos Aires es la ley de la selva, el que llega primero, llega primero…

Cuando uno no ejerce una de las profesiones llamadas "clásicas", siempre aparece alguien que te dice que "de esto no vas a vivir", ¿te pasó? 

Es todo el tiempo. Mis amigos y mi familia todo el tiempo me dicen: “¿no tenes ganas de buscar un trabajo fijo que te dé un sueldo?”…Y es muy relativo, porque podes tener un año genial como el que estoy teniendo, o uno en el que las cosas no se dan. Yo, por suerte, tengo el sustento de las animaciones y todo lo demás, pero vivir del arte es muy difícil porque no es algo fijo. Es una decisión difícil, uno se la replantea todo el tiempo, pero si más adelante es necesario instalarme en algún lugar y trabajar, no tengo ningún problema, lo haré. Pero ahora que puedo disfrutar de lo que tengo ganas de hacer con 24 años, para mí es un éxito.

No sé si hay un momento en el que decís “quiero hacer esto”, sino que uno lo siente y lo hace por instinto, porque lo tiene adentro.

¿Hubo algún punto de quiebre en el cual decidiste que querías dedicarte a esto?

Todo se va dando, uno en la vida siempre proyecta y piensa en qué quiere llegar a ser. Pero después lo vas construyendo ladrillo por ladrillo, con ideas y oportunidades que van surgiendo. Me vine a Buenos Aires a probar y en mayo iba a volverme, y gracias a Dios me pude quedar con un poco de trabajo. Pero no sé si hay un momento en el que decís “quiero hacer esto”, sino que uno lo siente y lo hace por instinto, porque lo tiene adentro.

En Sunchales ya te hiciste tu público, pero dicen que Dios atiende en Buenos Aires...

Sí, así es. Llegar y lograr esto es un objetivo muy grande. Siempre agradezco a Sunchales y a toda la gente que apuesta a mí para sus eventos, porque me sirve muchísimo para crecer y desafiarme artísticamente. Agradezco, también, a mi familia, que de chico siempre me apoyó con lo que hice.

BRIAN BERTONCELLO 5

Hace poco estuviste en el programa de Kaczka, ¿cómo fue eso?

Acá en Buenos Aires hay un montón de grupos de castings y convocatorias, y apareció uno para la tribuna de Guido. Él en un momento hace una pregunta, y en la tribuna algunos que sabíamos la respuesta levantamos la mano; cuando se acerca, yo quedo con la mano arriba. La pregunta era “¿dónde se fundó la primera universidad del país?”, y yo sabía que era en Córdoba. Estuve mucho tiempo yendo a la tribuna, no tuve la oportunidad de pasar a hacer magia en cámara por la vorágine de la televisión, pero te tienen como backup.

¿Trajeron repercusiones esos segundos de fama?

Sunchales se alborotó y todo el mundo me decía “te acabo de ver en la tele” (risas).

Sunchales no tendrá las luces de Calle Corrientes, pero...

Sunchales es mi semillero, amo a la gente de allá, que todo el tiempo me habla para saber dónde estoy y qué estoy haciendo. Más allá del éxito de este momento de estar en la Calle Corrientes, sigo siendo el sunchalense que anima cumpleaños, que hace magia para chicos…y cuando vuelva, voy a seguir siendo eso. No por estar en Calle Corrientes tenes que pasar a otro nivel, para nada.

Te puede interesar