Agarrate Catalina tiene razones para seguir defendiendo causas perdidas

Cultura 05 de noviembre de 2019 Por
"La murga tiene licencia para meterse con todos, con el presidente, con la iglesia, con el Papa..." afirmaba Yamandú Cardozo antes de salir a escena. Y así lo plasmó Agarrate Catalina una vez sobre el escenario, con sátiras a las costumbres uruguayas y argentinas y crudas críticas a la desigualdad y al poder, pero también con humor y un anhelo de equidad y paz en una sociedad dividida por la lógica binaria.
AGARRATE CATALINA 3
- Foto: Daniel Ponce.

Agarrate Catalina embriagó a Sunchales con la esencia del carnaval uruguayo. La murga, que se presentó anoche en el auditorio del CET de ATILRA, cantó contra el poder y contra la grieta que desemboca en una irracional lucha entre pares. Se acordó de las dictaduras. Se rió tanto del genio de los uruguayos como de los argentinos. Entonó con crudeza un himno que pintó el retrato desnudo de la violencia, de la mano dura y de la exclusión social que sufren millones de personas en América. 

AGARRATE CATALINA 2
Pero también entonó versos de esperanza. Homenajeó en su retirada a los murguistas uruguayos que alzaron la voz por su pueblo, en un momento de su historia en el que hacerlo significaba poner en juego la propia vida. Cantó por la igualdad y por la defensa de la libertad. 

Siento que hay fronteras que jamás voy a cruzar

y que hay maneras de vivir innegociables

píldoras doradas que no quiero tragar más

semillas buenas que hoy son plantas detestables

Sé que quiero estar en la mitad del mundo

que se juega el cuero por el otro medio mundo

Sé que va a doler con un dolor de humanidad

cuando separe la doctrina de mi rumbo

(fragmento de Manifiesto de la media verdad)

AGARRATE CATALINA 5

 

Entonces, ¿por qué Agarrate Catalina defiende causas perdidas? Porque luchar por causas perdidas implica caminar hacia un horizonte inalcanzable, pero también significa ir siempre para adelante. Así como alguna vez lo explicó el autor uruguayo Eduardo Galeano: “La utopía está en el horizonte. Camino dos pasos, ella se aleja dos pasos y el horizonte se corre diez pasos más allá. ¿Entonces para qué sirve la utopía? Para eso, sirve para avanzar.” Y en eso se sustenta la esencia de La Catalina. Y el público la recibe, la hace propia y la devuelve en forma de aplausos incesantes, de un afectuoso agradecimiento y de un sincero reconocimiento.

Yo me bajo de esta lógica binaria
de este ring en blanco y negro, de esta noria
que separa a tus hermanos de los míos
del absurdo de esta línea divisoria
ya no quiero ser soldado de una idea
ni rebaño de la izquierda o la derecha
me resisto a etiquetar a las personas
¡y me cago en la locura de esta brecha!
(fragmento de La causa perdida de la lucha de clases) 
 

Te puede interesar