Disparar hacia el futuro

Política 10 de septiembre de 2018 Por
Los argentinos estamos, figurativamente, sobre un barco en alta mar con una tormenta en ciernes que amenaza con empeorar. Regresar es imposible; solo resta confiar en la sapiencia del Capitán para sortear la amenaza sin que la nave se vaya a pique, pensando en que finalmente se llegará a puerto.
macri

Lo rescatable del gobierno es que, aún a riesgo de seguir perdiendo capital político, no oculta el oscuro porvenir: más inflación, igual a mayores tribulaciones en quienes dependen de un salario, incertidumbre entre “cuentapropistas” y pymes; y acentuación de la pobreza.

El peor de los pronósticos. Solo resta esperar – y porque no orar llegado el caso-  a que una ola gigante, llámese vaivenes financieros en el mundo, o mal clima para las cosechas, no termine de escorar la nave.

Mientras tanto, este martes el Presidente Mauricio Macri tendrá la foto “para los mercados” (únicos destinatarios al parecer de todas las acciones y simbologías en estos tiempos) con los gobernadores, a los cuales se les informará sobre el poco auspicioso presupuesto 2019. ¿Qué cambios de fondo se podrían hacer en dicho presupuesto desde el martes a la tarde hasta el jueves a la noche? Tienen que enviarlo al Congreso el viernes.

Quizás, por ello, Miguel Lifschitz decidió no suspender el viaje a California, para asumir la copresidencia para América Latina de una coalición de estados subnacionales que luchan contra el cambio climático, “que probablemente sea la alianza más importante del mundo en este aspecto”, comentó.  

Antes, le marcó la cancha al gobierno nacional: “No vamos a ser socios de un plan económico que no compartimos, y menos a asumir compromisos que corresponden al parlamento nacional como es el tratamiento del Presupuesto”, le contó al colega rosarino Pablo Feldmann.

En su lugar asistirá el Vicegobernador radical Carlos Fascendini, quien lleva precisas instrucciones de avanzar con lo propuesto por el Ministro de Economía Gonzalo Saglione: elevar del 0,25 % al 1% la alícuota que grava el impuesto a los bienes y cuentas de argentinos en el exterior; unos cien mil millones de dólares, según datos del blanqueo.

De esa manera se recaudaría unos 40 mil millones de pesos (al tipo de cambio de hoy) cuya mitad se coparticipa a las Provincias; “con esos fondos, podemos asumir una parte de los subsidios al transporte caídos”, explicó el jefe de la cartera económica de Santa Fe.

A manera de oportuno placebo, el gobierno anunció que no quitará la tarifa social eléctrica – traspasándole de hecho esa responsabilidad a las Provincias - ; mientras que el intendente de Santa Fe Corral avisó que en materia de transporte no habrá “quita de subsidios”, sino “reducción”. Todo a partir de enero del 2019.

Bien vale recordar que la gestión provincial resignará el año que viene casi tres mil millones de pesos del fondo sojero; y encima tendría que desembolsar otros cinco mil millones de pesos para atender los subsidios al transporte y la tarifa social eléctrica. Y como Provincia cederá, además, unos 40 mil millones de pesos por las nuevas retenciones al agro.

Ulises Mendoza, presidente de la Bolsa de Comercio de Santa Fe hizo notar que la caída de la actividad económica en la Provincia de Santa Fe en el primer semestre fue del 1,3 % (contra un índice positivo del 2,3 % del 2017). Un electro cardiograma económico inquietante: Mendoza mostró un detallado trabajo del centro de estudios de la entidad que muestra de qué manera los ciclos de bienaventuranza en la Provincia – y en el país-  ya no son de diez años; apenas de dos. Y menos también.

Luis Contigiani, el único representante del gobierno santafesino en el Congreso explicó que el brutal ajuste propuesto por el gobierno en el presupuesto 2019 se debe a “la combinación de tasas de interés elevadísimas, con un dólar planchado durante dos años, en el marco de un proceso de desregulación de los mercados, y una irresponsable política de apertura económica, que generaron la bicicleta financiera más grande del Mundo, en beneficio de un grupo minoritario de inversores locales y extranjeros”.

En sintonía con el Gobernador Lifschitz, Contigiani aseveró que no acompañará con su voto “un escenario cada vez más regresivo en términos distributivos a nivel de la sociedad” que plantea, según el exministro de la producción de Lifschitz : “Un proyecto de Presupuesto Nacional para el 2019 con un fuerte ajuste, con visible impacto en todo el territorio nacional, y la necesidad de ajustar las jubilaciones y pensiones de millones de argentinos a partir del 2019”.

Un poco de sosiego político

En política, como en el periodismo, las imágenes valen más que mil palabras. Antonio Bonfatti publicó en su cuenta de instagram, junto con un saludo al Gobernador Lifschitz por los mil días de gestión, una sugestiva fotografía – de hace unos años seguramente- de él junto a Lifschitz y Hermes Binner estrechándose las manos. Toda una simbología – para afuera y para adentro – de lo que considera la fortaleza implícita del socialismo.

Otro gesto del socialismo hacia adentro, sobremanera a Miguel Lifschitz que busca proyección nacional: a poco de conocerse las medidas de ajuste anunciadas por la dupla Macri – Dujovne, el Partido Socialista pidió “imitar el modelo Santa Fe”, proponiendo gobernar “sin ajuste ni corrupción, con eje en los derechos y no en los mercados”.

El ex Vicegobernador y actual Diputado provincial Jorge Henn cree que el FPCyS debería explorar la posibilidad de ir a PASO el año que viene. Para ello, Henn tiene un posible contendiente de Antonio Bonfatti: Maximiliano Pullaro, quien hace un tiempo deslizó que no le entusiasmaba competir contra el ex Gobernador. A menos que sea la vidriera perfecta para luego encabezar la lista de Diputados nacionales del FPCyS.

Medios rosarinos cuentan lo que hace tiempo relatamos en esta columna: el gobierno nacional no quiere PASO para Gobernador en Santa Fe. Ya lo hizo saber Marcos Peña en esta capital, a manera de respuesta a una pregunta  del vicepresidente de ASSA, Darío Boscarol, quien tiene la misión - ¿encomendada por Corral?- de convencer al Embajador en Uruguay Mario Barletta para que baje a competir por la intendencia de Santa Fe. ¿El premio por si saliere derrotado?: Encabezar la lista de Diputados nacionales de Cambiemos. El sueño que le quedó trunco el año pasado.

Mientras tanto, prosiguiendo con la alegoría marítima climática del inicio, solo restar aguardar que el capitán del barco, Mauricio Macri, no tenga que ordenar “a los botes”. Preferimos seguir desafiando la tempestad disparando hacia el futuro; aunque las cartas de navegación no precisen muy bien donde está el puerto.

Te puede interesar