Preocupación por el avance contra los movimientos sindicales

Empresas 30 de noviembre Por
Entre los 42 dirigentes sindicales de todo el mundo que participan del Encuentro Internacional de la División Lácteos de la UITA que se realiza en el Centro Educativo Tecnológico de Atilra, James Ritchie, Secretario Adjunto de UITA y a su vez Coordinador de la División Lácteos de la Unión Internacional de Trabajadores de la Alimentación, y Gerardo Iglesias, Secretario General de la Regional Latinoamericana de la UITA expusieron ante la sala llena sobre la "Coyuntura, retos y desafíos del sector lácteo a nivel global".
_SAG2554_1280

Ritchie graficó  la división de empresas y sus  acciones en  todo  el mundo, la concentración de grupos con empresas en diversos  países y la situación de las economías globales  y regionales. También se refirió a las acciones sindicales nucleadas en la UITA haciendo hincapié en el trabajo conjunto.

En marco del  panorama internacional y  nacional,   sostuvo "no  tengo que contarle a nadie acá sobre  la crisis  de SanCor.  Esto no  es aislado,  muchas de las cooperativas internacionales están enfrentando dificultades tremendas por la  acción de  las grandes   multinacionales que  compiten, y  las cadenas de supermercados  que   tiende a  llevar   el  precio  hacía  abajo.   Esta situación también se  produjo en  la  mayor  cooperativa  láctea  de  Australia, Murray Goulburn. Cerraron 3 empresas y se perdieron 360 puestos  de trabajo".

Sobre  el cambio  climático,  solicitó  una  autocrítica y acción  desde  el sector lechero: "Ahora  está  claro que el  mundo no  puede evitar la  catástrofe climática sin  abordar las asombrosas emisiones de  los  mayores conglomerados de carne y productos lácteos".

"En  Canadá  se creó  el sistema de calidad del sector  lácteo, allí se negocia el precio y  ajusta   la  producción  de  leche   para   satisfacer   la  demanda  del consumidor. Los precios  deben  ser lo suficientemente altos  como para cubrir el  costo de  producción, pagar  salarios,   mantener a  los  agricultores en  el negocio y los trabajadores empleados".

Aunque  esta  organización se  presenta como una  buena  alternativa,   Ritchie alertó  que  cada  acuerdo de libre comercio que se instala  en el país pone  en riesgo al sistema.

Para el Coordinador  de la División Lácteos de la Unión Internacional  de Trabajadores  de  la Alimentación,  "la respuesta  es, como  siempre:  juntos  y organizados lucharemos y ganaremos".

Gerardo Iglesias, en su presentación remarcó que "América Latina hoy se va a manifestar  como  lo harán los otros  países. El mundo tiene 7 mil mí/Iones de habitantes y 1.400 millones  de personas viven del sector  lechero. A veces con emprendimientos muy  pequeños,  como  en la India  con  algunos  con  4 ó 5 vacas. En Argentina  es el sector que más mano de obra genera". Pero aunque el inicio de su intervención indica un sector  grande, alertó  que en muchos países las crisis y el capitalismo están disminuyendo las estadísticas del sector: "En el caso de Colombia se cierran  muchos por los tratados de libre comercio que invaden el país con productos del exterior".

Al referirse a la imagen  de los movimientos gremiales, Iglesias preguntó  al auditorio  M¿Por  qué  se habla  tan  poco de  los sindicatos en Argentina? O cuando se habla,  se habla  mal.  No  se habla  de  todas  las acciones que favorecen a  la dignidad humana y  a  la justicia social   que  realizan  los sindicatos. También aqui  hay  medios de comunicación que  dominan lo que  piensa  la gente,  también hay  O Globos. Hay ciudadanos en el mundo que   votaron a  gobiernos  fascistas,   por   primera  vez   en   Alemania  el fascismo tiene representación parlamentaria, eso  asusta.   He  pasado  la dictadura uruguaya, la argentina, de otros  países, pero nunca  tuvimos tantas denuncias de amenazas contra  trabajadores.  Quieren terminar  con el modelo sindical argentino, y si eso sucede será una derrota  del  movimiento obrero mundial, todos  vamos  a perder. Hoy  son  tiempos  de definiciones,  tenemos que saber a quién  tenemos  enfrente, quién es el enemigo y qué tenemos  que hacer    para   defender    el   modelo   sindical.    Tenemos    que    mejorar    la comunicación con las bases, con la gente que trabaja en las fábricas ... Y abrir los sindicatos, a los nuevos desafíos, a los nuevos grupos, como Atilra que creó la Secretaria de  la Mujer y la Secretaría  Internacional. A este  lugar donde estamos la población lo toma como un  punto de encuentro, este es un sindicato abierto a la sociedad; lo que esperamos es que la sociedad ahora defienda este proyecto y a esta organización".

Te puede interesar