Sammartino : “Que estamos a mitad de camino, seguro”

Campo 05 de agosto Por
Con una completa jornada para productores se cumplió este viernes, el segundo día de la 110º ExpoRural de Rafaela y la región. El subsecretario de Lechería de la Nación, Alejandro Sammartino, evaluó el avance del sector reflejados en la consecución de datos oficiales.
AlejandroSammartino

Una actividad sobre financiamiento, promovida por la Subsecretaría de Lechería de la Nación, inició una instancia que tendió a mejorar la información que manejan los productores en cuanto al acceso al crédito, pero también a otras alternativas de comercialización.
En la primera etapa, quedó demostrado que a pesar de las definiciones que tomen las casas centrales de las entidades crediticias, muchas veces en las sucursales del interior las herramientas no están disponibles o no se presentan de la manera como fueron estructuradas.
Añadido a eso, fue el Subsecretario de Lechería nacional quien volvió a presentar una mirada optimista para el sector, incorporando a su discurso el reconocimiento de que falta mucho por hacer.

Sin embargo, lo más interesante llegó al momento de hacerse la presentación de la Consignataria Láctea de Santa Fe. Una iniciativa que impulsamos desde este espacio desde antes de su inicio, tuvo un detalle sobre los alcances de esta forma de comercialización conjunta para la materia prima, que puede llegar a marcar una diferencia en cuanto a precios y condiciones.
Marcelo Dándolo presentó el proyecto, habló de las oportunidades, pero fue Eduardo García Maritano quien empezó a desagregar cada punto.
Siendo imperiosa la formalización de los contratos, que desde la Bolsa de Comercio de Rosario se impulsan con todo el aval de la entidad, la lechería necesita parámetros de referencia para así generar un mercado y poder empezar a soñar con la cotización en los mercados de futuros, hecho del cual hace años ya hablamos.
Con leche de referencia, precio cierto y la generación de un mercado será posible pensar en una lechería grande y rentable, pero mientras tanto, seguimos debatiendo por detalles, nada menores como la manera de poder comercializar que es lo único que no cambia.
“Santa Fe es la única que hoy por hoy tiene una leche de referencia” dijo García Maritano mirando a Sammartino que sintió el latigazo y trató de defender la postura nacional. En cuanto a los valores de grasa y proteína que se puedan tomar como referencia, “nosotros estamos trabajando para que la cifra sea precisa. Que estamos a mitad de camino, seguro”. Con una clara contraposición entre la mirada lechera de Santa Fe y la Nación, con un gran recelo al momento de comparaciones, la búsqueda de salir de la visión de una lechería por litros, para llevarla a la calidad, será fundamental para la expansión que se pretende.

Con una agenda de encuentro con productores, que lo llevan a hablar de una “lechería justa”, el funcionario nos recibió en el trailer del Ministerio de Agroindustria, mate en mano y descansando a causa de una intervención quirúrgica en la rodilla que no lo dejó recorrer el predio rafaelino.
“La atención se centra hoy en el financiamiento en términos de reordenar los pasivos que tienen los productores. Vemos un clima de mayor confianza que es clave”, hablando del ordenamiento que se busca, pero también con el empujón que puede recibir con la variedad de créditos que hoy si está disponible. “Vamos a apostar al ordenamiento de la cadena, la transparencia, la construcción de confianza, con financiamiento para llevar a cabo una revolución productiva”, aseguró.
Es cierto que en más de un año y medio se avanzó como nunca antes en la actualización de datos, disponiendo hoy de los parámetros de 330 industrias, que permite comparación de precios o calidades, pero quizá lo que se reclama es más celeridad en el caso o en algunas definiciones de base que sólo la Nación puede ejercer. El funcionario se dice “muy satisfechos por lo hecho, pero no alcanza y queremos más”, que es la misma sensación que tienen también industriales y tamberos que vienen trabajando en una recuperación de producción luego de un verano olvidable. “Vamos a estar superando los diez mil millones de litros, con un saldo más interesante que en 2016, pero sin recuperar los niveles de 2015”, augura el funcionario que aguarda mejores precios para la primavera, traccionados por un mejor negocio.

En una reunión previa, ante los tamberos de Meprolsafe reconoció deber buscar un precio justo, que quizá a veces no refleje las necesidades de la cadena, por eso “hay que trabajar sobre la competitividad”, en todos los eslabones y aunque cueste, es clave la tarea que también se pueda hacer con el comercio, más allá de industria y tambo.
Sammartino sueña con una lechería al final de su gestión en 2019 que genere empleo, que cuide al medio ambiente, que genere felicidad y que desterré la palabra renegar y que use las oportunidades en vez de la crisis, que sea protagonista del desarrollo territorial. “Estamos lanzados a producir más, para que la lechería sea una alternativa para las nuevas generaciones”, concluyó.

Te puede interesar