Un peligroso chisporroteo en el galpón de las garrafas

Provincia 18/05/2017
"Golpe por golpe", suele usar en sus relatos boxísticos a manera de muletilla el relator Osvaldo Príncipi cuando el combate se pone fragoroso. De la misma manera podríamos decir que entre el intendente de Santa Fe, José Corral y el gobernador de la Provincia, Miguel Lifschitz el match político por estas horas es "golpe por golpe".

Desde que el Gobernador echara casi mediáticamente al Director de Hidráulica de la Provincia, Roberto Porta, hombre puesto en ese cargo por Corral, luego de las inundaciones en el Departamento Castellanos, y el feroz contraataque de Porta (con la anuencia de Corral) hacia el gobierno del Ing. Lifschitz, las hostilidades entre la Provincia y el Municipio no cesaron. Todo lo contrario, se incrementaron hasta llegar al extremo actual de guerra declarada.

Lifschitz tomó la "cuestión Santa Fe" de manera personal y comenzó a bajar línea política en esta capital, actuando como un intendente paralelo ("invertimos setenta millones de pesos en Santa Fe", aducen en el gobierno provincial). Toda obra en el municipio local en la que la Provincia puso un peso, contaría con la presencia activa del Gobernador en su inauguración, sin cederle un ápice de espacio político al intendente Corral.

Corral se mordería los labios, pero entendía las reglas de juego; concomitantemente, la Convención radical manejada por los socios NEO del gobierno echaba por tierra cualquier posibilidad de instaurar Cambiemos, que lidera Corral, en la Provincia: la UCR orgánica responde en la bota santafesina al FPCyS.

Hace quince días, el Gobernador se disponía a inaugurar una obra de iluminación en un barrio de esta capital (Nueva Pompeya) para la cual habían invertido más de dos millones de pesos. Fue un martes, días en los que Corral está en Capital Federal atendiendo el Comité Nacional de la UCR que preside. Estaban los funcionarios provinciales (no así los municipales), el Gobernador se estaba trasladando, el crepúsculo había dado paso a la noche, y las luces a inaugurar nunca se encendieron. Lifschitz pegó la vuelta musitando su incomodidad por lo que consideraba un artero acto de sabotaje político.

Las luces finalmente fueron inauguradas este martes (en que Corral se encontraba en Buenos Aires) junto a llamados a licitación para obras en el distrito Alto Verde, remodelación de la Granja La Esmeralda (que es provincial, pero se encuentra en esta capital) y el anuncio de la inauguración de la fantástica iluminación del puente colgante para el 25 de mayo.

Como si no bastara, el matutino rosarino La Capital publicó este lunes un informe sobre la inconcebible discriminación por parte de la nación en la entrega de ATN (Aportes del Tesoro Nacional) hacia Comunas y Municipios afines a Cambiemos; incluidas peronistas de la mano del senador nacional Omar Perotti, entre las que sobresalen Rafaela y Reconquista con 15 y 12 millones respectivamente. Santa Fe se llevó más de 150 millones contra míseros 12 millones para Rosario. "Fue por la emergencia hídrica", se atajó Corral, mientras lanzaban rayos y centellas elucubrando que el escrito de La Capital respondía a una operación mediática-política del la Casa Gris.

Inmediatamente Corral salió a contraatacar diciendo que la Provincia  - Lifschitz - le debe 40 millones de pesos de coparticipación que le retienen con "diferentes argumentos", fondos que, según Corral "el Congreso Nacional nos pide que los orientemos a educación". Y fue más allá: "todas las ciudades estamos sufriendo esta situación. Por ejemplo, Santo Tomé tiene un terciario. Esperemos que el gobernador cumpla con la ley”.

Haciendo sonar los tambores de guerra, Corral adelantó que "Santa Fe ya hizo una nota y dejó en claro que reserva la instancia judicial. La ley no da lugar a interpretación, afirma que hay que enviarlo automáticamente. Estos fondos se retienen con el argumento de la falta de rendición de cuentas. En Santa Fe, está clara la rendición de cuentas”. asestó Corral.

Lifschitz no se quedó atrás y revoleó que los fondos no son de la Nación, sino de las Provincias, y que son éstas quienes deben distribuirlos a sus municipios y comunas con dificultades financieras.

Chisporroteos en un año electoral demasiados cerca del galpón de las garrafas.

Te puede interesar