Investigadores descubren una vacuna terapéutica que controla el VIH

Salud 17 de febrero Por
Investigadores españoles están poniendo a punto una nueva terapia para controlar el virus del sida, cuya eliminación resulta en extremo dificultosa por la capacidad del virus para integrarse en el material genético de las células que infecta y pasar desapercibido.
0019657518

Investigadores españoles están poniendo a punto una nueva terapia para controlar el virus del sida, cuya eliminación resulta en extremo dificultosa por la capacidad del virus para integrarse en el material genético de las células que infecta y pasar desapercibido. Esa capacidad para camuflarse engaña al sistema inmunitario, incapaz de reconocer esas células infectadas y eliminarlas.Teniendo eso en mente, investigadores del Irsicaixa de Barcelona, en su último ensayo clínico para combatir el VIH, han probado que la combinación de una vacuna terapéutica con un fármaco que hace aflorar el virus escondido y logra que un grupo de pacientes controlen el virus sin necesidad de tomar la medicación antiviral.

Los médicos suspendieron el tratamiento antirretroviral a un grupo de 13 pacientes y les administraron la vacuna terapéutica y el fármaco despertador. Así, cinco de ellos han sido capaces de controlar el virus durante más de cuatro semanas, el tiempo máximo que, según la literatura científica, tarda en rebotar el virus en el organismo cuando se suspende la medicación antiviral.

El ensayo clínico sigue en marcha y, aunque el virus no ha desaparecido de su cuerpo (por lo que no se puede considerar que estén curados), los pacientes llevan entre cinco y 27 semanas controlando el VIH sin tomar tratamiento.

Esta "prueba de concepto", la demostración de que sus investigaciones van por buen camino. Pero todavía queda mucho recorrido porque la investigación y su resultado no son extrapolables a toda la población infectada con VIH.

El estudio arrancó con 15 pacientes, aunque los resultados preliminares son de 13 de ellos (un paciente no cumplía los requisitos para suspender el tratamiento con seguridad y otro todavía está pendiente de confirmar los resultados de una prueba para parar la medicación).

"La cohorte de este estudio son personas muy seleccionadas, que fueron diagnosticados y medicados antes de los seis meses desde que se produjo la transmisión y que empezaron el tratamiento también muy precozmente", puntualiza Beatriz Mothe, coordinadora del ensayo. Se trata de pacientes que fueron diagnosticados y medicados antes de los seis meses desde que se produjo la transmisión.

Te puede interesar