El Gobierno relativiza efectos de la inflación

País 05/10/2016
Mientras negocia con la CGT, el Gobierno advierte que "muchos trabajadores terminarán empatando o ganándole a la inflación". El BCRA mantiene la política de tasas de interés elevadas para contener precios.

El vicejefe de Gabinete, Mario Quintana, aseguró ayer que se generó una expectativa exagerada sobre las respuestas que la próxima semana del Gobierno dará a la CGT por los pedidos de un bono de fin de año y la eximición de Ganancias para el aguinaldo, y advirtió que "muchos trabajadores" terminarán el año "empatando o ganándole" a la inflación. 

El funcionario, uno de los más influyentes colaboradores del presidente Mauricio Macri, se mostró en línea con lo anticipado por el ministro de Hacienda y Finanzas, Alfonso Prat Gay, quien postuló que la ayuda estatal debe ser "para los que menos tienen".

Por su parte, el presidente del Banco Central, Federico Sturzenegger, advirtió que para mantener a raya a la inflación será necesario sostener una política de tasas altas, en medio del debate interno en el Gobierno sobre los efectos negativos de esa medida para las actividades productivas. "El año próximo será necesario mantener elevadas las tasas de interés para continuar con la baja en precios", indicó el funcionario.

Sturzenegger destacó, así, que "la baja tasa de interés que logró pagar el Gobierno en su última emisión de deuda, al colocar un título a 5 años al 18,2% anual, es un buen indicador de que el Banco Central hace bien su trabajo". Al exponer en un encuentro realizado por la revista Bank Magazine en la Bolsa de Comercio porteña, resaltó que el mercado "confía" en las metas de inflación planteadas por la autoridad monetaria.

Quintana remarcó que en marzo se tomaron "dos medidas muy relevantes", como la suba de "las asignaciones familiares y del mínimo no imponible del Impuesto a las Ganancias", y evaluó que si se toma en cuenta eso "muchos trabajadores habrán terminando el 2016 empatando o ganándole al índice inflacionario".

En declaraciones a radio La Red, el vicejefe de Gabinete afirmó que "es falso" que el año termine con una inflación del 40 por ciento, y si bien dijo que confían en que sea "mucho más baja", la situó entre el 35 y el 36 por ciento. "Las paritarias han crecido en promedio cerca del 33 por ciento. Es cierto que hay dos o tres puntos menos, pero en la medida en que mantengamos la inflación como en los últimos dos meses, eso se va recortando en el tiempo", añadió.

Por otra parte, Quintana indicó que la reunión con los dirigentes de la CGT fue "buena" y aseguró: "Ellos nos hicieron una cantidad de planteos y lo único que le dijimos fue que en diez días daríamos una respuesta. Sobre todo lo demás se generó una expectativa exagerada, pero no corre por nuestra cuenta".

A la vez, reconoció la "validez" de algunos de los puntos presentados por la CGT, pero aclaró que el Gobierno atraviesa una "restricción fiscal muy dura" y postuló que en la Argentina existe una "realidad social contundente con un 32,2% de pobreza".

El funcionario aclaró que "no hay ninguna definición todavía" sobre la respuesta a la CGT dado que recién se está en el tercer día hábil de los diez que solicitó la gestión Macri para contestar a los sindicalistas. Pero opinó que "tendencialmente el compromiso del Gobierno tiene que ser con los que menos tienen por lo que, como una manta corta, hay que priorizar la asignación de recursos hacia ellos".

Se espera que la semana próxima el Gobierno acerque una propuesta a la CGT que incluirá la eximición de Ganancias y un bono de fin de año para jubilados y desocupados, además de otro para trabajadores en activo del sector público y privado, con el objetivo de que la central obrera desactive el paro general.

En tanto, Sturzenegger consideró "fantástico tener una curva en pesos a cinco años", mientras señaló que "si las expectativas de inflación caen, la tasa de interés va a caer, y es un indicador de qué tan bien estoy haciendo mi trabajo".

"El cumplimiento de las metas es lo que sostiene el rendimiento de estos bonos", insistió e indicó: "De la misma manera vieron con escepticismo el 1,5% en el último trimestre". 

En ese sentido, apuntó: "Vamos a ver qué pasa el año próximo sobre la meta del 17%", y enfatizó: "Lo que va a cambiar a la Argentina es que tengamos la inflación de un país normal". "La única manera de cambiar es garantizarle al que ahorra en el sector financiero que sus depósitos no van a perder poder adquisitivo", dijo el funcionario.

Con relación a los diferentes puntos de vista que tiene con el ministro de Hacienda y Finanzas, Alfonso Prat-Gay, resaltó que "en todos los países es común que exista una suerte de tensión entre Hacienda y el Central". "Es correcto que exista en una institucionalidad económica más madura. Mucho peor era cuando el Banco Central agachaba la cabeza y te ibas a la inflación", cuestionó y se quejó de que "la prensa hace una exageración tremenda de las diferentes visiones del Gobierno".

Te puede interesar