Prueban innovadora técnica para frenar hemorragias graves tras accidentes viales

Salud 20/06/2014
El Servicio Aéreo de Ambulancia de Londres se convirtió esta semana en el primer equipo del mundo en utilizar un innovador procedimiento con uso de un globo para controlar hemorragias letales en accidentes viales.

Los expertos esperan que la técnica, que fue desarrollada en el Royal London Hospital, pueda prevenir muertes y lesiones graves como consecuencia de accidentes automovilísticos y caídas desde grandes alturas.

El pequeño globo es inflado dentro de los principales vasos sanguíneos para evitar hemorragias, una causa común de muertes y lesiones graves.

La técnica, conocida como Oclusión de resucitación endovascular con globo de la aorta (Reboa, por sus siglas en inglés), es considerada como uno de los mayores avances en el área de medicina de emergencia fuera de hospitales.

Luego de dos años de estudios y pruebas, el Servicio Aéreo de Ambulancias de Londres implementó el procedimiento para tratar a un paciente que había sufrido lesiones severas de pelvis, y hemorragia.

Ese servicio informó que los peatones y ciclistas que son víctimas de accidentes viales muchas veces sufren hemorragias internas debido a lesiones en sus vasos sanguíneos principales dentro de su cuerpo, que no pueden ser comprimidos desde el exterior.

Sin embargo, la nueva técnica permite a los enfermeros un acceso inmediato a la zona afectada y de ese modo controlar la hemorragia interna.

Cuando la pelvis sufre lesiones graves, vasos sanguíneos importantes en esa área pueden ser desgarrados, provocando importante pérdida de sangre.

En muchos casos, muchos heridos mueren en el lugar del accidente o antes de poder ser trasladados a un hospital justamente por esas hemorragias.

El doctor Gareth Davies, director médico del London's Air Ambulance y especialista en medicina de emergencia del centro Barts Health NHS Trust, consideró que el uso de la técnica de Reboa "puede llevar a una importante reducción en el número de pacientes accidentados que no muere por hemorragias antes de poder llegar al hospital".

El dispositivo está hecho con un tubo plástico muy fino conectado a un globo en la punta. Al utilizarse una serie de cables guías, el tubo es introducido en uno de los vasos sanguíneos en la pierna, en la parte inferior de la aorta, el mayor vaso sanguíneo del cuerpo.

Y una vez que alcanza la posición correcta, el globo puede ser inflado utilizándose una pequeña cantidad de fluido, impidiendo temporalmente el flujo sanguíneo a los vasos dañados.

La técnica da tiempo esencial para que el paciente pueda ser trasladado a un hospital, donde es sometido a cirugías de mayor complejidad.

El cirujano David Nott, del Hospital St Mary's de Londres, calificó la técnica como "una idea fantástica".

"Obviamente esta técnica tendrá que ser utilizada por personal con experiencia y entrenado en medicina de emergencia. Pero tendrá consecuencias enormes para los pacientes accidentados", subrayó.

En ese sentido, el profesor Karim Brohi, que participó de las pruebas iniciales con el Reboa, dijo que cada año mueren en el  mundo por hemorragias internas al menos 2,5 millones de personas que sufren accidentes viales.

"Tenemos que impedir que la gente se muera por hemorragias, es una de las principales causas de muerte en el mundo", destacó.

Te puede interesar