Engomados, el must de este invierno

Mujer 11/06/2014
Es una textura que aporta actitud y sofisticación pero que también tiene sus estrategias a la hora de usar sin morir en el intento. Qué, cómo y cuándo llevarla.

El proceso de engomado en las telas de confección es una tecnología que viene usándose en la industria de la moda en los últimos años. En principio se usaba para reemplazar al cuero en camperas y accesorios con el fin de abaratar costos. Pero en los últimos años, esta tecnología empezó a adquirir caracter de moda, ya que los diseñadores descubrieron en este género la versatilidad y la plasticidad necesaria para crear prendas únicas, impactantes, de líneas definidas y, principalmente, adaptables a distintos estilos de mujeres.

Así llegamos a este Otoño/Invierno 2014 en el que el engomado está presente en todas las nuevas colecciones.

Las líneas más clásicas apuestan a los pantalones negros slim fit, más sofisticados y elegantes que una calza de modal pero con la misma funcionalidad a la hora de facilitar los movimientos.

El estilo y la forma de combinarlo lo determina tanto el corte de la prenda como el brillo del género.

En cuanto al corte, se lleva en estilo jean achupinado, tipo media bien al cuerpo o con retazos y apliques en rodillas, pantorrillas o laterales. Son estos destalles lo que le dan mayor presencia a la prenda en el look o lo que lo llevan a pasar desapercibido, con función neutra dentro del outfit total.

En ese sentido, la recomendación fundamental es que mujeres altas, muy delgadas y con pocas curvas apunten a los pantalones con muchos detalles para aportar volumen, en tanto que las más rellenitas y de formas redondeadas elijan los modelos más básicos, lisos y pegados al cuerpo.

El otro factor determinante es el brillo de la prenda. Los opacos representan a los básicos, es decir que pueden adaptarse a todos los looks, tanto de día para la noche. En equipos más formales se usan combinados con chatitas, blazer y blusa mientras que en looks de estilo casual se complementan muy bien con un sweater gigante, una camiseta al cuerpo y muchos collares.

Para un rocker style se llevan con botas altas o borcegos de suelas importantes y hebillas, en tanto que para lograr un vestuario urbano las podés combinar con mocasines o zapatillas de tela. El opaco es el aliado de las piernas robustas y con curvas, en tanto que el brillante va a lucir e impactar en una mujer delgada pero no en extremo. Las muy delgadas siempre se van a beneficiar con aportar volumen usando cinturones, sweaters y estampados en las blusas.

Otra clave para no equivocarte si el pantalón es brilloso, definitivamente el momento más indicado para lucirlo e impactar es a la noche.

Conclusión: no uses el engomado para una primera cita o una entrevista de trabajo ya que impone un look osado e impactante y conviene llevarlo cuando tenés todas las de ganar. Por eso, no dudes en llevarlo si tu intención es  romper la noche -combinalo con unos buenos tacos y accesorios- o, sino, para rockear a la tarde con amigas.

Te puede interesar