Habrá una quita parcial a subsidios para impulsar ahorro y destinar el excedente a AUH y Progresar

País 27/03/2014
El gobierno nacional anunció este jueves la puesta en marcha de un programa de reasignación de subsidios en los servicios de gas natural y agua potable, que prevé una reducción de estos beneficios de entre 10 y 80 por ciento que se aplicarán en tres etapas y que contempla un esquema de premios para el consumo responsable y excepciones para jubilados e integrantes de planes sociales.

 

La decisión fue comunicada por los ministros de Economía, Axel Kicillof; y de Planificación Federal, Julio De Vido, en una conferencia de prensa brindada este mediodía, en la que enfatizaron que la reasignación de subsidios estará destinada a  beneficiar a los sectores más vulnerables y apuntalar la política de distribución de los planes sociales vigentes.

El plan se instrumentará en tres etapas (abril, junio y agosto), a través de una reducción parcial de subsidios para el gas que oscilará entre entre el 17 y 80 por ciento, y abarcará a los clientes residenciales, comerciantes y usuarios de GNC.

En el caso del agua potable, la quita de subsidios para los usuarios de AYSA se segmentará en tres categorías: barrial, media y alta, y la reducción será del 10 al 80 por ciento, en base a zonas previamente definidas.

Ambos ministros subrayaron que quedan exceptuados de la medida  todos los usuarios industriales, los residentes de provincias patagónicas que se encuentran por debajo de la línea del Río Colorado y a las personas que cobran la jubilación mínima y a quienes reciben planes sociales distribuidos por el Gobierno nacional, entre otros.

"Este Gobierno está comprometido con la política de subsidios y los va a sostener porque estamos convencidos que forma parte de una gestión exitosa y permitieron un crecimiento formidable de la economía a partir del 2003", dijo Kicillof.

En tal sentido, añadió que "no habrá quita ni reducción alguna para quienes consigan reducir el consumo de gas un 20 por ciento en la comparación bimestral interanual, y también será gradualmente menor para los ahorros de consumo que oscilen entre el 5 y 20 por ciento, lo que claramente representa un premio para el consumo responsable".

"Lo que se genere de facturación adicional se destinará, íntegramente, a cubrir gastos de transportadoras y distribuidoras, como así también habrá reasignaciones para profundizar los planes de Asignación Universal por Hijo y Progresar", explicó el jefe de la cartera de Hacienda.

En cuanto a los usuarios industriales, el ministro dejó en claro que se mantendrán en las mismas condiciones, aunque aclaró que se pondrá en marcha un "monitoreo" ante eventuales situaciones de especulación (aumento de precios o desabastecimiento) que, de comprobarse, "perderán el subsidio pleno".

De Vido, por su parte, repasó las obras realizadas por este Gobierno en materia energética y resaltó la importancia de proteger las "tarifas del sector industrial, que no es otro cosa que proteger a los seis millones de puestos de trabajo que hemos generado".

"La Argentina tiene las tarifas más competitivas de la región, tanto en gas como en agua, y es importante recordar que en el 2003 no existía ninguna obra energética en licitación, ni siquiera en etapa de proyecto. Es más, dos obras estratégicas como Yaciretá y Atucha II, estaban paralizadas hacía una década", enfatizó el ministro de Planificación.

En concreto, en los últimos diez años se "invirtieron 92.500 millones de pesos en obras, de los cuales el 78 por ciento fueron aportados por el Estado Nacional, incorporando 2.790 km de gasoductos troncales y 292.000 hp (presión) en plantas compresoras", dijo De Vido.

El programa prevé que la quita de susbsidios se neutralizará "en el caso de registrarse un consumo bimestral 20 por ciento menor a igual período del año anterior, y se aplica al 50 por ciento en caso de un consumo bimestral del cinco al 20 por ciento menor".

A modo de ejemplo, la quita de subsidios en domicilios residenciales de bajo consumo de gas será del 17 por ciento en tres tramos: siete por ciento en abril, cinco por ciento en junio y cinco por ciento en agosto.

Y en el caso de mayor consumo, sobre una tarifa de 325 pesos bimestral, la quita del subsidio será del 80 por ciento (32 por ciento en abril, 24 por ciento en junio y 24 por ciento en agosto).

Para los comercios, culminadas las tres etapas, representa una reducción de subsidios del 3 al 12 por ciento, representando así incrementos de 0,6 por ciento por día para los consumos bajos y 5 pesos por día en promedio para el resto.

Para el GNC, terminados los tres tramos, se reduce el subsidio en el precio del gas en boca de pozo, que pasará a 0,7324 pesos por metro cúbico.

La quita de subsidios para los usuarios de AYSA se segmentará en tres categorías: barrial, media y alta, y la reducción será del 10 al 80 por ciento, de acuerdo a la zonificación prevista.

A grandes rasgos, para el 65 por ciento de los hogares la factura de AYSA pasará de 1,2 a 2 pesos por día y el 35 por ciento restante pagará un promedio de 2,6 pesos diarios.

 

Te puede interesar