Los trastornos hormonales y la fertilidad

Mujer 04/06/2014
Los trastornos hormonales pueden generar infertilidad tanto en hombres como en mujeres. Una vez diagnosticados, son tratables y pueden mejorar. Llevar adelante una vida sana, realizar deporte rutinariamente, no fumar y cuidarse del estrés pueden ser factores determinantes para evitar problemas a la hora de buscar ser padres.

Las parejas que tardan en ver cumplido su deseo de ser padres pueden estar enfrentándose a un problema de esterilidad. Llamamos esterilidad primaria cuando nunca se logró la concepción y secundaria si ya tuvieron un hijo. Infertilidad es cuando se produce el embarazo pero se pierde, y puede afectar a cualquier miembro de la pareja o a la pareja en si, es decir que ambos tengan una menor capacidad fértil.

Las causas son múltiples: desde el estilo de vida, los hábitos perjudiciales (como fumar y beber en exceso), mal formaciones de los órganos reproductores (incluidos crecimiento o desarrollo anormales, o daño debido a un traumatismo e infecciones), y  los cambios hormonales y los disruptores endócrinos, entre otros.

Para diagnosticar trastornos hormonales se realizan estudios en los que se analizan principalmente r grupos de hormonas:

- Eje hipotálamo-hipófisis-ovario: son las encargadas de la regulación del ciclo menstrual denominadas FSH u hormona folículoestimulante, LH u hormona luteinizante y estradiol.

- Las hormonas tiroideas: regulan la función de la glándula tiroidea y que son importantes para la correcta evolución de la gestación. Son la TSH u Hormona estimuladora de la tiroides y la T3/T4.

- Prolactina: hormona que regula varias funciones endocrinas en el cuerpo, sobre todo la producción de leche materna y también puede influir en el ciclo menstrual.

Para poder tratar adecuadamente un desorden en las hormonas, que genere complicaciones en la búsqueda de un bebé, lo importante es el chequeo para equilibrar el sistema hormonal y realizar de esa manera, los tratamientos correspondientes.

Otro factor a considerar son los disruptores endócrinos. Estos son un conjunto de compuestos químicos exógenos (del exterior) que interaccionan con el sistema endocrino y son capaces de alterar el equilibrio hormonal del organismo. La exposición a ellos es universal dado que se encuentran en los solventes, detergentes, insecticidas, y cosméticos, entre otros. En este caso, la infertilidad no puede explicarse por causas exactas.

Sin embargo, desde hace un tiempo se viene tomando conciencia de los efectos profundos que ciertas sustancias ejercen sobre el medio ambiente, y que la salud humana está unida a la salud ambiental. Cuando los químicos que contaminan el ambiente ingresan al organismo y se acumulan en las grasas causan efectos negativos a largo plazo.

En los hombres, la exposición a estos disruptores puede generar la oligospermia – semen con poca calidad, con baja cantidad de espermatozoides – y la azoospermia – cuando el hombre no tiene un nivel mensurable de espermatozoides en su semen. En las mujeres, los disruptores endócrinos, pueden producir riesgos de patologías en tejidos estrógeno dependientes (endometriosis, cáncer, ovario poliquístico, falla ovárica temprana, entre otros).   


Es importante que si el hombre sospecha estar padeciendo insuficiencia hormonal, desórdenes o trastornos espermáticos o testiculares consulte de manera inmediata al médico para obtener el asesoramiento adecuado de un especialista en fertilidad y encontrar la solución o tratamiento ideal para cada caso en particular.
Llevar adelante una vida sana, realizar deporte rutinariamente, no fumar y cuidarse del estrés pueden ser factores determinantes para evitar problemas de fertilidad. Igualmente, lo importante es estar atentos a los síntomas y consultar con el médico para poder realizar estudios que puedan determinar las causas que están dificultando el embarazo.

Te puede interesar