Cinco tips para usar brillos… ¡Y no morir en el intento!

Mujer 18/06/2014
Los brillos suelen ser todo un tema ya que, más allá de que nos gusten, se usen o nos parezcan estéticamente atractivos, muchas veces no sabemos cómo incorporarlos a nuestra vestimenta. Las claves para usarlos.

Animarnos a los brillos no es fácil. Muchas veces sentimos que, aunque sean tendencia, no son para nosotras. Seguí estos consejos y vas a ver que podés estar a la moda sin sentirte ridícula. ¡A brillar!

1-Tu imagen. La imagen que proyectamos muestra nuestra identidad y nuestros gustos. No todas tenemos el mismo estilo y, en algunos casos (como las que apuestan por looks clásicos o naturales) no se sentirían cómodas con prendas brillosas.

Sin embargo, pueden animarse a incorporar los brillos en pequeños detalles, como parte de la estética de calzado, en tonos de maquillaje y hasta en esmaltes.

Por su parte, las mujeres llamativas se sentirán a gusto con esta tendencia. Pero tienen que tener cuidado de incorporarla en exceso porque se crearían múltiples centros de atención y el objetivo es proyectar una imagen armónica y que no parezca que se pusieron todos los brillos juntos.

2-El contexto. Además de respetar el estilo propio, tenemos que ser conscientes del lugar en que se utilizarán los géneros con brillos. Culturalmente, tenemos la percepción de que es aceptable incorporarlos por la noche o para eventos de más importancia… ¡Pero ahora es posible usarlos durante el día!

Para lograr un look radiante bajo el sol, lo que debemos intentar es combinar los brillos con prendas en tonos claros, preferentemente neutros como el marfil, el beige y tonos apastelados.

Los brillos también pueden usarse con neutros más oscuros, como los grises, pero debemos intentar que las lentejuelas o la pedrería estén en tonos más claros para no llevarlo a un look demasiado nocturno.

3-Tu cuerpo. Los brillos dan la sensación de mayor volumen en la zona en que están colocados, por lo que siempre debemos elegirlos según nuestro tipo de cuerpo.

Por ejemplo, una mujer de caderas anchas y hombros más estrechos se verá muy bien incorporando los brillos en prendas superiores. Si lo hiciera al revés, no lograría dar la sensación de una silueta reloj de arena, que es el tipo de cuerpo considerado culturalmente ideal.

4- La ubicación. Donde los coloquemos es exactamente hacia donde irán las miradas, por lo que, más allá de considerar cómo es nuestro tipo de cuerpo, también deberíamos procurar el brillo esté en nuestros puntos fuertes, incluyendo escote, hombros, piernas, cadera, cintura.

5-Tomarse el tiempo necesario. Si no estamos acostumbradas a vernos con prendas o detalles con brillos, deberíamos incorporarlos gradualmente para que la imagen que nos devuelva el espejo nos guste y no nos parezca demasiado diferente o poco representativa de quiénes somos. En este sentido, cada una tiene sus tiempos y lo ideal es empezar incorporando los brillos solamente en parte de las prendas o en accesorios (incluyendo los zapatos), pero sin cubrir gran parte del cuerpo.

Te puede interesar