Cuatro razones para tomar vino

Salud 10/03/2014
Estudios realizados en todo el mundo demuestran que el consumo de vino genera múltiples beneficios para la salud. Incluso ingerirlo en pequeñas dosis previene la demencia, entre otras consecuencias positivas para el organismo. A continuación, cuatro excusas para tomar una copa de vino por día.

Además de ser un clásico en las reuniones y festejos de todos los argentinos y de haber sido declarado bebida nacional, el vino cuenta con diversos beneficios para la salud. Así lo demuestran investigaciones realizadas por instituciones de primer nivel mundial, que concluyeron que el consumo moderado puede tener repercusiones positivas en la salud: con beneficios que van desde una mayor agilidad mental hasta dientes más sanos.

Asimismo, una copa diaria de vino tinto disminuye el colesterol malo y es una excelente forma de reducir la formación de coágulos de sangre. Por ello, a la hora de elegir una bebida alcohólica para acompañar un almuerzo o cena, el vino es quizá la mejor opción, en base a los beneficios que genera en el organismo. De la misma forma, el vino blanco también tiene consecuencias positivas, especialmente en la salud bucal, evitando la formación de caries y gingivitis.

Agilidad mental

De acuerdo con alrededor de 70 investigaciones que se realizaron recientemente, el consumo de vino leve o moderado mejora la agilidad mental y la función cognitiva. Asimismo, tal como demostró la Academia Sueca Sahlgrenska, también previene la demencia, ya que los antioxidantes del vino impiden que las arterias se endurezcan e inhiben la coagulación, lo que mejora el riego sanguíneo del cerebro.

Antigrasa

Una copa de vino por día activa un gen que impide la formación de células de grasa y, al mismo tiempo, moviliza a las ya existentes. Esto fue demostrado por un estudio del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT) que fue publicado recientemente en Nature. En este sentido, beber vino de una forma moderada puede reducir el sobrepeso y la obesidad al envejecer.

Fortalece los músculos

Una investigación publicada en Faseb Journal sugirió que el resveratrol de las uvas contrarresta las consecuencias negativas de una vida sedentaria. En ese punto, señalaron que este ingrediente evita la disminución de la masa muscular y la debilidad ósea. Si bien no es un sustituto del ejercicio, el resveratrol puede disminuir el deterioro normal de un individuo que no puede realizar actividad física normalmente.

Dientes sanos

Tanto el consumo de vino blanco como tinto evita la caída de piezas dentales, según una investigación de la Universidad de Pavía, en Italia. Así, quedó demostrado que la antigua costumbre de tratar infecciones en encías con vino para impedir la caída de dientes tiene un fundamento científico. De acuerdo con los estudios, el vino evita el crecimiento de los estreptococos de la boca, bacterias que provocan caries, dolor de garganta y gingivitis.

Te puede interesar