Operativo hidratación: prepará tu piel para el sol de primavera

Mujer 19/09/2014
Llega la estación del amor y empezamos a mostrar más la piel. Te contamos qué cremas elegir y cuáles son los nuevos productos que te facilitan el cuidado.

Con la llegada de los días calurosos, nada más lindo que caminar por una vereda soleada, almorzar al aire libre Y sentir los rayos suaves del calor sobre la piel.

Pero, ¡atenti! Para disfrutar de todos los placeres de la primavera y seguir viéndote espléndida tenés que cuidar muy bien tu piel brindándole la atención especial a cada una de las zonas que durante el invierno estuvieron ocultas por la ropa.

A continuación, qué tenés que tener en cuenta para lograr un aspecto radiante y joven de pies a cabeza.

Rostro. Los cuidados de la piel son fundamentales para que el maquillaje luzca espléndido. En primer lugar, es imprescindible seguir todos los pasos básicos de la preparación de la piel con una base hidratante tanto antes de maquillarte como antes del protector solar. Es ideal realizar una exfoliación cada veinte días para remover todas las células muertas y ayudar a que la piel se vea radiante y jovial. Durante el día, usá un lip balsam humectante y con protector; a la noche, hidratá con un producto especial para labios o con el mismo que usás para el contorno de ojos.

Cuerpo. El cuerpo también requiere hidratación, especialmente en la época de calor, cuando la piel está más expuesta a la intemperie. Si no tenés el hábito de usar crema al salir del baño, entonces adoptá las nuevas cremas de baño que se pueden aplicar bajo la ducha: te ahorran el paso de untarte al salir y te evitan el fastidio de esperar que el producto se absorba antes de vestirte. También elegí jabones con crema humectante, de glicerina y poco perfumados. Para las ansiosas y apuradas no hay más excusas para huirle a la hidratación corporal.

En cambio aquellas que disfrutan del hábito de la humectación de la piel y le dedican el tiempo que corresponde tienen muchas más opciones para elegir: cremas humectantes con tonalizador -progresivo o instantáneo-; perfumadas para usar de noche; con destellos -ideales para la piel bronceada-; de laboratorios dermocosméticos y antialérgicas, ideales para pieles resecas, con tendencia a las alergias y para pieles sensibles (buscá las que tienen vitamina A, E o bien aquellas que se basan en aloe, karité o avena que son, además, súper emolientes) o para piel sensible.

Pies. Las cremas para los pies suelen ser mucho más espesas que las de manos y se colocan a la noche, después de una buena exfoliación o lavado con la tradicional piedra pómez. Una forma de potenciar la acción del producto es envolver tus pies con medias de algodón para generar calor y un ambiente húmedo que favorezca la absorción.

Manos. Las manos son una carta de presentación y el principal instrumento de contacto con el exterior. Siempre están expuestas y son lo primero que denota el paso del tiempo. Además de hidratarlas todas las noches, es bueno que uses crema durante el día, cada vez que lo recuerdes, prestando atención a la zona de las cutículas para que no se resequen y endurezcan. Cada tanto usá un jabón exfoliante y en los días de sol intenso también aplicales protector solar para evitar la formación de manchas

Codos, rodillas y talones. Para esas partes que suelen estar más resecas, usá una crema especialmente diseñada para esas zonas, que generalmente son más untuosas y concentradas. Lo primordial es que recuerdes hacerlo todos los días.

Por dentro. Para conseguir un adecuado nivel de hidratación en toda la piel, también debemos hidratar el organismo consumiendo alimentos ricos en agua como frutas y verduras y beber al día no menos de un litro y medio de agua pura.

 

Te puede interesar