Un adiós para Berta Giacosa

Sociedad 07/04/2014
El 6 de abril, ha partido Berta Giacosa, maestra inspiradora de muchas otras docentes que trabajaron a su lado. Eficiente y preocupada constantemente por su superación académica, impulsó con el mismo espíritu la capacitación de sus maestros. Formada en la ciudad de Rafaela, trabajó en la emblemática Escuela Normal N° 4 "Domingo de Oro" de esa ciudad. Fue profesora de religión y al producirse la fractura de la Iglesia con el Estado, durante el segundo gobierno de Perón, se ubicó como maestra de grado en un pueblo cercano a Sunchales, para arribar luego a la Escuela N° 379 "F. Ameghino" y ascender allí a los cargos directivos, siempre por derecho de concurso, hasta llegar a la Supervisión Seccional. Ejerció también el Profesorado de francés y trabajó en el Colegio Nacional, hoy Escuela N° 445 "Carlos Steigleder".

Quienes nos desempeñamos a su lado conocimos su profundo espíritu de trabajo, anteponiendo la escuela a muchas otras prioridades; la extrema reserva en su proceder para no involucrar situaciones internas de un establecimiento en el comentario colectivo del mundo docente; la facultad para separar las situaciones personales frente a la capacidad de un maestro perfeccionista en el aula, anteponiendo el estímulo para aplaudir los logros de la planta funcional de su escuela.

Proyectada hacia el ámbito provincial, amplió su visión y bregó por la conquista de cargos para los establecimientos de su circuito. Obra de esa gestión en Sunchales son las Escuelas N° 1212 y 1213, las que nacieron juntas en el expediente, aunque la segunda debió esperar para aparecer en el Barrio 9 de Julio. También fue su misión la novedad del primer Jardín Nucleado en la ciudad. Y tantas otras creaciones de puestos para satisfacer las necesidades que se presentaban por el crecimiento de la matrícula escolar.

Ante estos logros, conociendo su espíritu tesonero e incansable, quienes gozábamos de su confianza solíamos decirle risueñamente que en el Ministerio le otorgaban lo que ella solicitaba "con tal de que se volviera a Sunchales y dejara de insistir". Por supuesto, valorábamos lo que ella era capaz de conseguir, conocedora del progreso de esta comunidad y cómo las escuelas evolucionaban mostrando un constante desarrollo que implicaba también satisfacer nuevas necesidades.

Su oratoria fue única; capaz de plantarse frente al público e improvisar una disertación brillante, entusiasta y sobre una variedad de temas docentes, históricos, patrióticos. Al comenzar el Concejo Municipal de Sunchales con los reconocimientos del 8 de marzo para las mujeres de esta ciudad, Berta fue elegida Mujer del Año 2008, destacando sus valores como docente de trayectoria y efectiva protagonista en el impulso para mejorar la infraestructura de las escuelas, la calidad de la enseñanza y la ampliación de los servicios educacionales.

Festejó sus 80 años reunida con vecinas, amigas y muchas de las que fuimos sus docentes. Se la veía radiante. Al año siguiente, una enfermedad implacable fue minando su físico pero jamás su voluntad, el ánimo de lucha para combatir lo que se presentaba y la esperanza de que quizás, la recuperación sería posible. Este 18 de marzo celebró los 84, pero ya minada por su dolencia.

El domingo de su partida fue tremendamente lluvioso. No obstante, los maestros que la conocíamos desde aquellos tiempos estuvimos a su lado, escoltando a Mabel, hermana y acompañante incansable de su padecimiento, las sobrinas; su hermano Carlos y demás familiares. Sabíamos que estábamos despidiendo a una Maestra con mayúscula y no nos afectó el mal tiempo.

Te puede interesar