Claves para elegir la dieta más conveniente

Salud 27/03/2014
Hoy en día, existe una gran diversidad de dietas para bajar de peso. Sin embargo, algunas son más efectivas que otras, de acuerdo con cada persona. Por eso, antes de comenzar un plan alimenticio, se deben tener en cuenta distintos factores para elegir la mejor forma de adelgazar

Comenzar una dieta significa tomar una decisión trascendental, ya que implica cambios importantes en la vida diaria. En este contexto, antes de iniciar un plan de descenso de peso deben analizarse distintos factores, como la capacidad de compromiso y la motivación. Lo importante en este punto es que el deseo de adelgazar sea genuino y que no esté motivado por una presión externa.

Una vez que se tiene la seguridad de querer comenzar una dieta, llega el momento de elegir el mejor plan alimenticio. Entre otras cosas, se debe tener en cuenta el hecho de que si una dieta determinada fue efectiva para una persona, no significa que vaya a serlo para otras. En primer lugar, hay que identificar qué alimentos causaron el aumento de peso y, así, comenzar a cambiar los hábitos alimenticios.

Después de contemplar estos factores, se tienen que analizar varios aspectos con el fin de elegir la dieta más conveniente de acuerdo con el estilo de vida y gustos de la persona en cuestión. De todos modos, en cualquier caso es necesario modificar la forma de comer, priorizar el ejercicio y tener un fuerte compromiso para seguir adelante con la dieta más allá de una eventual recaída.

¿Cómo elegir la mejor dieta?

Una de las claves para diagramar el mejor plan alimenticio que permita bajar de peso es incluir alimentos accesibles, que puedan encontrarse en los supermercados que más se frecuentan y que, en lo posible, no incluyan ingredientes muy costosos. Asimismo, se deben priorizar las comidas que tengan la cantidad mínima necesaria de calorías y nutrientes sin que esto afecte la salud.

Más allá de elegir alimentos bajos en calorías, debe contemplarse una dieta variada que incluya vegetales, frutas, cereales integrales, granos, carne y productos lácteos bajos en grasa. En este punto, el pollo y el pescado son una buena opción a la hora de planificar un plan de comidas diarias. De la misma forma, se debe estar dispuesto a dejar de comer ciertos alimentos y a empezar a consumir preparaciones nuevas.

Hacer dieta siempre implica un gran esfuerzo, por lo que es recomendable elegir un plan alimenticio que motive y agrade. En este sentido, hacer una dieta de a dos, con una pareja o un amigo, puede ser de gran ayuda, ya que el apoyo -o la competencia- puede ser muy útil para no abandonar una dieta. Asimismo, festejar los logros progresivos también favorece el descenso de peso.

Te puede interesar