La seudociesis: deseo verdadero, falso embarazo

Mujer 29/05/2014
La seudociesis es un problema de tipo emocional basado en un profundo deseo de ser madres. En algunos casos reportados las mujeres habían estado en contacto con un familiar o una amiga embarazada.

El cuerpo y la mente forman una unidad funcional en constante interacción: reconocemos cómo impactan en el cuerpo las preocupaciones generando los típicos síntomas de estrés, pero poco sabemos del impacto somático que tienen los deseos intensos. Uno de los ejemplos de esta íntima relación es el falso embarazo o seudociesis.

Se define la seudociesis como la creencia errónea de estar embarazada, con los signos objetivos de embarazo como el agrandamiento de la cavidad abdominal, flujo menstrual reducido o amenorrea, sensación subjetiva de movimientos fetales, náuseas, secreciones y congestión mamaria y dolores “apropiados” el día programado para el parto.

El síndrome puede ir acompañado de cambios hormonales. Actualmente la seudociesis está considerada un trastorno somatomorfo no especificado (manifestaciones corporales sin causa física).

La prevalencia de la enfermedad es de 1 a 6 casos por cada 22.000 nacimientos. El trastorno se conoce desde la antigüedad, Hipócrates describió 12 casos, María Tudor paso por varios embarazos falsos y Freud estudio las causas profundas en su célebre paciente Anna O.

 

Probables causas

Estudios realizados en la Universidad de Michigan han informado que las pacientes con falsos embarazos presentan un aumento de los estrógenos y la prolactina, lo que explicaría la aparición de náuseas, vómitos, distensión abdominal, secreción por el pezón y amenorrea.

Por lo general estas mujeres prescinden de los controles o no creen en el profesional que le informa la falta de feto en los estudios ecográficos.

La seudociesis es un típico caso de cómo el psiquismo influye en el sistema endócrino u hormonal provocando cambios físicos que parecen ciertos. Sin embargo, no toda mujer que desea tener un hijo está más propensa a padecer seudociesis, parece existir una vulnerabilidad personal que aún no ha sido descubierta.

Desde el punto de vista psicológico podríamos decir que el fuerte deseo inconsciente no sólo busca una vía de salida mediante un acto por demás falso, sino que también resalta la necesidad de ser atendida, cuidada, contenida por los demás, o bien, convertirse en el centro de atención cuando hay otra embarazada en el entorno.

El tratamiento de la seudociesis es competencia de profesionales médicos y psicólogos. Es imprescindible trabajar con los contenidos que llevan a sostener la certeza del embarazo y los deseos más profundos e inconscientes. 

 

Te puede interesar