Catarata: todo lo que tenés que saber para cuidar tus ojos

Salud 16/10/2014
Es un mal común que padecen grandes y chicos, pero afecta más a los mayores de 65 años. La mayoría ignora las características y las causas de la misma. Desterramos mitos y explicamos por qué es importante un diagnóstico y tratamiento a tiempo.

Hay enfermedades que se fueron perdiendo en la historia de la humanidad gracias al progreso de la ciencia y las mejoras de las condiciones salubres en las que habitan las personas. Sin embargo, hay algunas que tienen registro en escritos tan antiguos como la Biblia y que aún aparecen en los chequeos médicos. Tal es el caso de las cataratas, una afección que se da con la edad y que data desde hace al menos 4000 años. Genera una disminución de la transparencia del cristalino (lo que nos permite enfocar la vista) y que en la actualidad constituye la mayor causa de ceguera reversible en todo el mundo, al afectar a alrededor de 20 millones de personas.

Esta enfermedad, tan inevitable como la aparición de arrugas en la piel o canas en el pelo, se presenta en alto porcentaje de las personas de más de 65 años. La pérdida de la visión que origina la catarata no depende exclusivamente del grado de densidad de la misma, sino que es muy importante la zona de la opacidad del cristalino. Cuanto más posterior y central sea la opacidad, mayor será la pérdida visual.

Causas y síntomas

Además del envejecimiento natural del ojo, otros de los factores que las generan son: herencia familiar, problemas médicos como la diabetes, e incluso por razones congénitas. También se puede dar por el uso de medicamentos, como esteroides, y por lesiones en el ojo.

En cuanto a sus síntomas, la pérdida progresiva de la agudeza visual es la primera señal de que se padecen cataratas. Además, se produce una disminución de la sensibilidad a los contrastes y una alteración de la visión de los colores. Otras señales pueden ser: visión borrosa sin dolor, sensibilidad a la luz, cambios frecuentes en la graduación de los lentes, visión doble en un ojo, necesidad de luz más intensa para leer, visión nocturna muy pobre, y que los colores se ven desvanecidos o amarillentos.  

¿Cómo se tratan?

Dado que no existen medicamentos, suplementos alimenticios, ejercicios, ni dispositivos ópticos que hayan demostrado su utilidad para evitar o curar la catarata, es necesaria la consulta con un oftalmólogo si se reconocen algunas de estos signos. En el caso de que el especialista considere que el paciente tiene cataratas, deberá considerarse la cirugía para eliminarlas, en especial cuando éstas estén ocasionando la suficiente pérdida en la visión como para interferir en el desempeño de las actividades diarias. Para desterrar algunos mitos, se aclara que no es verdad que la catarata tenga que "madurar" antes de poder ser operada. Cuanto antes se realice un diagnóstico y tratamiento, será mejor para la visión del paciente.

Te puede interesar