Invierno a cuadros: ¡Larga vida al escocés!

Mujer 29/04/2014
El estampado más europeo vuelve con todo esta temporada, pero tenés que saber cómo llevarlo para destacarte y no parecer uniformada. Consejos fashion.

Las vidrieras de esta temporada ya comenzaron a poblarse de un clásico inmortal: el estampado escocés. Las rayas y cuadrados, en rojo o en verde, las polleras tableadas y los blazers durante años constituyeron el estilo adoptado por  los uniformes escolares de los colegios ingleses.

El estilo college, que impregnará la moda este invierno, resignifica el escocés para adaptarlo a una moda sexy, alegre y lúdica.

Ahora bien, ¿cómo adoptamos esta tendencia según nuestras características personales? ¿Cómo incluimos el escocés en nuestro look para estar a la moda y vernos espléndidas?

 

Para tener en cuenta

-Como ocurre con todos los estampados, hay que tener cuidado ya que siempre tienden  a atraer el foco visual a la zona del cuerpo donde se localizan. La regla, en este sentido, es llevar el escocés en aquella zona que queremos destacar o que no nos presenta conflicto. No lo uses en faldas si tenés caderas anchas, en cambio, sí en accesorios y cuellos de camisas. Si sos alta y delgada, podés permitirte un blazer completo o un pantalón o calza en escocés, no así si sos de baja estatura.

 

-Otro punto a tener en cuenta es el tamaño de los recuadros. Tienen que guardar proporción de escala con nuestra figura. Contexturas pequeñas y  baja estatura armonizan bien con escoceses de cuadrados chicos, mientras que las altas deben elegir los estampados más grandes.

 

-Las camisas leñadoras, un básico de esta temporada, sobre todo para el armado de looks más urbanos. Esta es una prenda que se adapta a todos los cuerpos, aunque  no a todos los ámbitos. Se lleva bien el fin de semana, con jeans, incluso con faldas pero no para cuando se requiere un look jerárquico.

 

-Elegir bien los complementos. La magia del escocés se produce cuando elegimos bien las  prendas que lo complementen por completo y lo hagan versátil a nuestro estilo. Para no equivocarte, lo ideal es apelar a los básicos y lisos. La combinación con otros estampados, como flores o animal print es arriesgada. Sólo admisible para menores de veinticinco o en prendas de alta calidad.

 

-Atención a las texturas. Según el género de la camisa escocesa se puede lograr un look más formal, por ejemplo, combinada con una pollera tubo. Para un estilo más rocker, los aliados son los pantalones negros, las botas leñadoras y una campera de cuero. Para un cocktail o una fiesta, la clave es que sea un género liviano y sedoso: raso, seda o tafeta.

 

-Ok en accesorios. Zapatos, cintos, carteras, chales, paraguas y bufandas. Están permitidos para alegrar y revivir cualquier look clásico, pero a condición de no abusar. Si usás una botineta a cuadros, que el bolso sea neutro, si la bufanda es escocesa, no la lleves con un abrigo en escocés. Y nunca superponer dos estampados distintos.

Ahora sí, ¡a impactar !

 

Te puede interesar